AP
12 de noviembre de 2017 / 12:38 p.m.

SUTHERLAND SPRINGS.- Cientos de personas rezarán el domingo con los sobrevivientes de una masacre en una pequeña iglesia de Texas que dejó más de 20 fallecidos.

Miembros de la Primera Iglesia Bautista en Sutherland Springs volverán a congregarse el domingo para una misa por primera vez desde que un pistolero irrumpió en un servicio hace justo una semana.

El ataque fue la peor balacera masiva en la historia de Texas.

En primer momento, el acto iba a celebrarse en un centro comunitario, pero como se espera la asistencia de hasta medio millar de personas, el servicio se trasladó a un campo de béisbol de la zona.

Los representantes de la iglesia también tienen previsto abrir un memorial público en el interior del templo, donde se colocarán sillas vacías para recordar a los muertos.


ilp