5 de marzo de 2013 / 01:06 p.m.

México • Personajes clave en el gobierno de Enrique Peña Nieto y en el Congreso de la Unión fueron hace nueve años protagonistas del ascenso y la caída de Elba Esther Gordillo como coordinadora del PRI en la Cámara de Diputados.

Dentro de la burbuja elbista que respaldó y operó la fallida reforma fiscal de Vicente Fox se encontraban entonces Miguel Osorio Chong, hoy secretario de Gobernación; Claudia Ruiz Massieu, secretaria de Turismo; Francisco Rojas, director de la CFE; Roberto Campa, subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana, así como el gobernador poblano Rafael Moreno Valle; Tomás Ruiz, secretario de Finanzas de Veracruz, y Miguel Ángel Yunes, entre otros.

La disidencia priista que finalmente logró la destitución de Gordillo como jefa de la bancada estuvo encabezada por Manlio Fabio Beltrones, ahora coordinador de los diputados federales del PRI, y Emilio Chuayffet, secretario de Educación Pública, al lado de sus correligionarios Francisco Arroyo Vieyra, presidente de la Cámara de Diputados; María Esther Scherman, directora de la Lotería Nacional, y la senadora Marcela Guerra.

El paso de la lideresa magisterial por la coordinación de los diputados federales del PRI duró apenas dos meses, pues en septiembre de 2003 inició la 59 Legislatura en ese cargo con el voto mayoritario de sus compañeros de fracción, pero a finales de noviembre fue removida por decisión de 115 legisladores.

Con el respaldo del entonces presidente nacion al del PRI, Roberto Madrazo, los diputados inconformes acusaron a Gordillo de traición, por respaldar abiertamente el proyecto fiscal de Fox para gravar alimentos y medicinas con nuevos impuestos.

Ya cesada del liderazgo del grupo parlamentario, Elba se alió con la bancada panista dirigida por Francisco Barrio para llevar a votación en el pleno una reforma a la ley del IVA.

La bancada del PRI se partió en dos y el proyecto fue rechazado con 251 votos en contra.

Entre los entonces 71 legisladores del tricolor que votaron por la reforma foxista destacan la propia Elba Esther, Osorio Chong, Francisco Rojas, Moreno Valle, Campa, Tomás Ruiz, Miguel Ángel Yunes, Alfredo del Mazo, Diva Gastélum, Héctor Gutiérrez de la Garza y María Elena Orantes.

A su vez, 141 diputados del PRI votaron en contra y entre los nombres más relevantes estuvieron Beltrones, Chuayffet y Arroyo Vieyra, además de Enrique Burgos, Cruz López, Carlos Jiménez Macías, Heliodoro Díaz y Carlos Flores Rico.

El ex consejero presidente del IFE Luis Carlos Ugalde fue señalado como persona cercana a Gordillo, sobre todo durante las elecciones de 2006, cuando se le acusó de complicidad.

Sin embargo, en su libro Así lo viví, en el que relata su actuación durante “"la jornada más competida en la historia de México"”, escribió que el día de la elección, Elba Esther, Vicente Fox y Felipe Calderón lo presionaron para que diera a conocer en lo inmediato que ganó el abanderado panista.

A Benjamín González Roaro se le identifica como cercano a la ex lideresa, a quien le debe, entre otros cargos, la dirección General del ISSSTE, de 2000 a 2006, y de la Lotería Nacional, de 2009 a enero de 2013.

González Roaro siempre se mantuvo a distancia de la dirigente del SNTE con declaraciones como “"Yo no vengo a tapar a nadie ni a inventar chivos expiatorios"”.

Noé Rivera Domínguez fue operador financiero de Elba Esther en el SNTE, incluso llegó a convertirse en el hombre de confianza de ella. Según el ex brazo derecho de La Maestra, a quien la ex dirigente le llamaba “"mi hijito"”, Gordillo robó sumas millonarias con la venta de plazas.

FERNANDO DAMIÁN