REUTERS
3 de abril de 2016 / 12:10 p.m.

Beirut. - Las fuerzas sirias y sus aliados, apoyados por cazas rusos, lograron expulsar el domingo a los militantes del Estado Islámico de la localidad de al-Qaryatain después de haberlos sitiado gradualmente en los últimos días, reportaron medios locales.

Rodeado por colinas, al-Qaryatain se ubica 100 kilómetros al oeste de la antigua cuidad de Palmira, que fue recuperada por las fuerzas del Gobierno el domingo pasado.

Al-Qaryatain había estado bajo el control del grupo extremista desde agosto.

El presidente sirio, Bashar al-Assad, ha estado intentando recuperar al-Qaryatain y otras localidades tomadas por el Estado Islámico para reducir la capacidad del grupo yihadista de proyectar poderío militar ante la población del oeste de Siria, donde se encuentran Damasco y otras urbes importantes.

El canal estatal sirio dijo que las fuerzas armadas y sus aliados "restauraron por completo la seguridad y estabilidad de al-Qaryatain tras matar a los últimos miembros del grupo terrorista Daesh" en la localidad, en referencia al acrónimo en árabe del Estado Islámico.

Las fuerzas del Gobierno ingresaron a la localidad desde varias direcciones, dijeron medios sirios. Una fuente militar dijo a la agencia de noticias SANA que el Ejército había despejado de explosivos las áreas del noroeste de la ciudad, luego de éstos fueran colocados por el Estado Islámico.

Los insurgentes del Estado Islámico que se vieron forzados a abandonar Palmira dejaron a su paso miles de minas que están siendo desactivadas o detonadas por el Ejército antes de que los civiles desplazados puedan volver.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una organización activista, dijo que las fuerzas del Gobierno habían recapturado más de la mitad de la localidad y que aún se estaban llevando a cabo feroces enfrentamientos entre las tropas de Assad y los militantes islamistas en el norte y el sureste de al-Qaryatain.