16 de mayo de 2013 / 09:34 p.m.

En una misiva, el ex jefe de Gobierno solicitó al jefe del Ejecutivo que reciba personalmente a las madres y padre de desaparecidos que se encuentran en huelga de Hambre.

 Ciudad de México • Alejandro Encinas, ex jefe de Gobierno del Distrito Federal y cercano colaborador de Andrés Manuel López Obrador, acudió al presidente Enrique Peña Nieto para interceder por las madres y el padre de desaparecidos que se encuentran en huelga de hambre a la afueras de la Procuraduría General de la República y le pidió que las reciba personalmente, a fin de que puedan exponer sus demandas.

Lo anterior, luego de que este miércoles se comprometiera a ser el enlace entre el gobierno y “quienes han decido poner en riesgo su vida para ser escuchados y conocer el paradero de sus familiares”.

En las misivas, el senador solicita al presidente Enrique Peña Nieto un encuentro personal con las personas que se encuentran desde el pasado jueves 9 de mayo a las afueras de la PGR.

Asimismo, pidió a los presidentes de los partidos firmantes del Pacto, coadyuven para que el Ejecutivo Federal los pueda recibir personalmente, “ya que el Gobierno Federal no ha cumplido con los compromisos asumidos con ellos a través de la Secretaría de Gobernación”.

Destacó que la solicitud se realiza en base al compromiso número 32 del Pacto que contempla defender los derechos humanos como una política de Estado y de manera particular “actualizar el marco jurídico para prevenir y sancionar eficazmente los actos inhumanos y degradantes, así como la tortura, la crueldad y la desaparición forzada”.

El senador perredista dio a conocer que hasta el momento no ha obtenido respuesta de la carta que envió a la Presidencia de la República, así como a los presidentes de los partidos que conforman el Pacto por México.

Reiteró que se trata de una demanda justa que requiere atención del “más alto nivel”, donde se espera encontrar voluntad política y aseguró que está convencido de la importancia de que los servidores públicos, de todos los órdenes de gobierno, escuchen y atiendan las demandas de la ciudadanía, “más aun tratándose de asuntos que representan un profundo agravio a las personas, cuando el Estado ha sido incapaz de cumplir con su responsabilidad”.

 — IVÁN VILLAVICENCIO, ANGÉLICA MERCADO Y OMAR BRITO