22 de febrero de 2013 / 12:42 a.m.

Ciudad de México • El senador del PAN, Roberto Gil, explicó que la visita del presidente Enrique Peña Nieto al Senado forma parte del protocolo que se acordó para la realización de la sesión solemne por el centenario del Ejército.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva, en Radio Fórmula, el panista reconoció se suscitó una discusión por el formato en las sesiones solemnes, en el caso específico de la entrega de la Medalla Belisario Domínguez.

“En esa sesión quien hace los pronunciamientos es el Senado, el Ejecutivo y el presidente la Suprema Corte, solo participan en la sesión, pero solo habla el homenajeado, esa fue la discusión sobre si había antecedentes para modificar los protocolos parlamentarios”, explicó.

Recordó que son los senadores quienes están haciendo un homenaje a las Fuerzas Armadas y en consecuencia lo más conveniente es que se mantuviera el protocolo parlamentario.

“La discusión era sobre el formato, el formato que originalmente se había planteado quien cerraba la sesión era el Presidente de la República; los procedentes y protocolos de hace 20 años establecen que la última palabra en el parlamento la tiene un parlamentario.

“No es un tema si hablaba o no en la sesión solemne, era la forma en que se construía el formato, nosotros lo pedimos cuando fuimos gobierno, un trato de civilidad, muchas veces quisimos ir al Congreso y ese trato no se dispensó, no es un asunto de revancha”, dijo.

Irresponsables, declaraciones de Lía LimónLuego de que la subsecretaría de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Lía Limón, diera a conocer que la cifra de desaparecidos era de 27 mil, la bancada del PAN en el Senado, calificó de irresponsable su declaración.

“Es información que se ha construido desde protocolos aprobados en el Consejo de Seguridad Pública, decir que hay una lista de nombres sin distinguir si se trata de desapariciones, personas no localizadas, sin decir cuales son las circunstancias, no solo es una irresponsabilidad sino agravia el dolor de los familiares.

“Lo prudente es que se haga pública esa lista, como lo mandata la ley de victimas, muchos familiares están tratando de juntar piezas para saber cual fue el último paradero de su pariente”, lamento el panista Roberto Gil.

Redacción