AP
7 de mayo de 2015 / 10:04 p.m.

Londres. —- Una encuesta a boca de urna pronosticó un resultado sorprendentemente bueno el jueves para el Partido Conservador del primer ministro David Cameron en los comicios de Gran Bretaña, lo que sugiere que está cerca de formar un nuevo gobierno.

El opositor Partido Laborista tuvo un desempeño peor a lo esperado, sugirió la encuesta, y se espera que el socio de Cameron en la coalición, el Partido Liberal Demócrata, pierda la mayor parte de sus escaños.

El mayor aumento de votos fue para el separatista Partido Nacional Escocés, que se espera se lleve todas salvo una de las bancas en Escocia.

El sondeo, basado en entrevistas a 22 mil votantes, difirió fuertemente de las encuestas de opinión realizadas durante la campaña electoral de un mes, que había puesto a los conservadores de Cameron y al Partido Laborista de Ed Miliband prácticamente empatados con aproximadamente una tercera parte de los votos para cada uno.

La encuesta a boca de urna fue efectuada por las encuestadoras GfK e Ipsos MORI para las radiodifusoras y televisoras de Gran Bretaña y dado a conocer luego de que las urnas cerraron a las 10 p.m. (2100 GMT). Los primeros resultados desde diversas partes del país estaban programados para antes de la medianoche.

La encuesta a boca de urna pronosticó que los conservadores obtendrían 316 escaños —de los 302 actuales y bastante más de lo pronosticado— y los laboristas 239, un descenso de los 256 que tienen. Los liberales demócratas disminuirían enormemente de 56 bancas a 10, y los nacionalistas escoceses aumentarían de seis a 58.

Si se confirman los resultados del sondeo, el Partido Conservador estaría en una posición dominante para formar el próximo gobierno al buscar socios de coalición de partidos más pequeños.

Tanto los conservadores como los laboristas habían visto cómo disminuía el respaldo de que gozaban mientras los votantes recurrían a otros partidos, en especial los nacionalistas escoceses, que dominarán al norte de la frontera con Escocia, y el Partido de la Independencia del Reino Unido, opuesto a los inmigrantes.

Este último se ubicó en tercer sitio en las encuestas de opinión, pero el sondeo a boca de urna pronosticó que sólo ganaría dos escaños debido a que su apoyo no está concentrado en áreas específicas.