14 de agosto de 2013 / 02:00 p.m.

 México  • El senador panista Ernesto Cordero puso trabas al apoyo incondicional que había ofrecido al presidente Enrique Peña Nieto para impulsar la reforma energética, al criticar que se recurra a un decreto de 1940. Aseveró que el proyecto presidencial es como querer subir a Pemex a un tranvía, en vez del tren bala que requiere México, por lo que 25 senadores de su partido saldrán a convencer que el país requiere un cambio de a deveras.

A su vez, el priista Emilio Gamboa dijo que “es una reforma que llevará su tiempo, pero que tampoco la vamos a dejar ahí reposar” y abundó que no solo se acercarán al PAN, sino que también buscarán sumar a PRD, PT y Verde Ecologista.

En tanto, el PRD confirmó que el próximo lunes presenta su iniciativa y la vicecoordinadora, Dolores Padierna, dijo que de una primera revisión del documento presidencial se confirma que en materia petrolera y eléctrica lo que se busca es legalizar los contratos que ya existen con el sector privado y que hoy son ilegales.

En conferencia, y acompañado de los senadores Javier Lozano y Jorge Luis Lavalle, Cordero eludió responder si ha cambiado de opinión respecto a apoyar la reforma energética del Ejecutivo, pero insistió en que la iniciativa de Peña es “muy apenitas” y un paso muy tibio que no resuelve los problemas del país.

“El 20 de junio invité respetuosamente al presidente Peña Nieto a abrir el sector energético, a que se animara, a que se echara para delante para verdaderamente transformar al país y lamentablemente no se animó. La propuesta que envió al Congreso se queda a la mitad, no va al fondo del problema y tampoco va a generar los niveles de inversión y de generación de empleos que el país requiere”, dijo el legislador.

“Lo que necesitamos es una reforma profunda como la que presentó el PAN. Es por eso que las primeras reacciones de los mercados internacionales fueron tibias y hasta con cierto tono de desencanto”, resaltóó, al subrayar que por ello 25 senadores de Acción Nacional saldrán a convencer que su reforma es la que generará certidumbre a los participantes en el sector energético.

En tanto, Gamboa Patrón insistió en que no es una reforma privatizadora y se pondrá en la mesa junto con la de PAN y la que haga llegar la próxima semana PRD, para trabajar y buscar juntos las coincidencias, pues la intención no es mayoritear para lograr su aprobación.

— ANGÉLICA MERCADO, IVÁN VILLAVICENCIO Y OMAR BRITO