10 de noviembre de 2014 / 07:57 p.m.

Sudáfrica.- El enorme rostro café de Chester Missing es bien conocido en la televisión sudafricana, donde es famoso por sus comentarios provocadores y divertidos sobre política y temas raciales. Missing es conocido por hacer a los políticos sudafricanos preguntas que pocos se atreverían.

Ahora, una orden judicial le obliga a callarse y dejar de hablar acerca de un cantante blanco.

Chester Missing es una marioneta y el ventrílocuo que lo maneja, Conrad Koch, dice que apelará en la corte la orden mordaza contra su muñeco.

El comediante blanco niega vehementemente que los tuits donde critica al cantante Steve Hofmeyr representen un discurso de intolerancia.

El cantante dice que los tuits, escritos desde la cuenta en Twitter de la marioneta, lo acusan de racismo. Dijo que obtuvo una orden de la corte que impide al ventrílocuo y a su marioneta hacer cualquier comentario sobre Hofmeyr en público o en redes sociales.

El ventrílocuo dijo que no comentaría directamente sobre la orden "por respeto al proceso en tribunales".

"No admito las acusaciones y me opondré a ellas firmemente", declaró. El caso será escuchado en una corte de la capital Johannesburgo el 27 de noviembre, de acuerdo con un comunicado del cantante.

El 3 de noviembre, el cantante tuiteó a sus casi 121.000 seguidores que el fallo del Congreso Nacional Africano está victimizando a los sudafricanos blancos.

En una cuenta relacionada en Facebook donde Hofmeyr habló de los méritos de la segregación bajo el apartheid, escribió: "El apartheid fue cruel, desafortunado e insostenible, pero ¿QUÉ inspiró esa segregación?".

En respuesta, el ventrílocuo comenzó una campaña pidiendo a patrocinadores que retiraran su apoyo al cantante y llamó a los sudafricanos a boicotear cualquier marca comercial asociada con él.

Una concesionaria local de vehículos retiró el carro que patrocinaba el cantante. Una de las cadenas de supermercados más grandes del país dijo en un comunicado que aunque rechaza "las declaraciones de Steve Hofmeyr sobre el apartheid" no revocaría su patrocinio a un festival donde se presentará el artista.

El ventrílocuo y su popular marioneta, conocidos por sus controvertidos comentarios políticos, siguen apareciendo en la televisión y escenarios sudafricanos. Sin embargo, Koch asegura que la orden de la corte afecta su actuación.

"Siento que debo ser cauto con lo que digo. Hablo de raza y cultura todo el tiempo".

FOTO: APAP