3 de septiembre de 2014 / 12:31 p.m.

Ciudad del Vaticano.- El Papa Francisco aseguró hoy que la Iglesia toda sufre junto con los iraquíes, víctimas del ataque de las milicias del Estado Islámico, y aseguró que abraza a todos los cristianos perseguidos en ese país.

Esto durante los saludos al final de la audiencia general de los miércoles, que presidió ante más de 60 mil personas en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

"La Iglesia es Madre y como todas las madres sabe acompañar al hijo necesitado, levantar al hijo caído, curar el enfermo, buscar al perdido y agitar al dormido y también defender a los hijos indefensos y perseguidos", indicó.

"Hoy quisiera asegurar especialmente a estos últimos, la cercanía: porque están en el corazón de la Iglesia; la Iglesia sufre con vosotros y está orgullosa de vosotros; sois su fuerza y el testimonio concreto y auténtico de su mensaje de salvación, de perdón y de amor. Abrazo a todos, a todos", agregó.

El pontífice también clamó a favor del trabajo, al referirse específicamente a la grave situación que están viviendo muchas familias a causa de los proyectos de la empresa de tecnología Thyssenkrupp de la ciudad italiana de Terni.

"Una vez más dirijo un sentido llamado, para que no prevalezca la lógica del beneficio, sino la de la solidaridad y de la Justicia. Al centro de toda cuestión, también de la laboral, esté siempre la persona y su dignidad", estableció.

FOTO: Especial

NOTIMEX