REUTERS
22 de mayo de 2017 / 01:57 p.m.

SANTIAGO.- Los chilenos están cultivando cada vez más su propia marihuana con fines médicos, mientras la conservadora nación sudamericana comienza a flexibilizar las prohibiciones para su plantación.

En el año 2015, Chile legalizó el uso de la marihuana medicinal, en línea con otras naciones latinoamericanas que lentamente facilitan el cultivo, la distribución y el consumo de cannabis.

La fundación Daya organizó recientemente un taller para enseñar a esos pacientes cómo cultivar la planta por sí mismos.

El año pasado, la fundación inauguró la mayor granja de marihuana medicinal de América Latina bajo la supervisión del gubernamental del Servicio de Agricultura y Ganadería de Chile.

"Casi un siglo de prohibición nos llenó de desinformación y, peor aún, detuvo a millones de personas que podrían haber recibido alivio de usar esta planta", dijo la directora de la fundación Ana María Gazmuri.
Entre los que asistieron al taller el viernes fue Carlos Antonio Ortiz Díaz, un minero de 49 años con glaucoma.

"Ninguna medicina me ha dado resultados hasta ahora, tengo que cambiarlos cada mes, y no veo ninguna mejora. Con el cannabis, lo estoy usando dos veces a la semana en promedio, y el dolor ha disminuido un poco", dijo Ortiz.

A principios de mayo, un grupo de farmacias comenzó la venta de medicamentos a base de cannabis en Chile, convirtiéndose en el primer país de América Latina en comercializar este tipo de fármacos para tratamiento de dolores y otras patologías, según una alianza entre un laboratorio canadiense y otro chileno.