21 de octubre de 2014 / 05:43 p.m.

 

 

 

 

Madrid.- Un último análisis confirmó el martes que la enfermera española no tiene el virus del ébola tras luchar 15 días por su vida.

Teresa Romero, de 44 años, fue ingresada en el hospital Carlos III de Madrid el 6 de octubre. A pesar de superar la enfermedad, permanecerá hospitalizada durante al menos dos semanas más mientras se restablece de las secuelas.

"El equipo médico que atendemos a la paciente consideramos que se cumplen los criterios de curación de virus ébola establecidos por la Organización Mundial de la Salud", dijo el doctor José Ramón Arribas, jefe del departamento de enfermedades infecciosas del Carlos III.

Agregó que "la recuperación completa de la salud de alguien que ha tenido una infección grave puede demorarse unos días a pesar de que la infección en sí ya esté curada".

Romero vivió un momento crítico en los primeros días de convalecencia pero logró superarlo y los médicos advirtieron progresivos síntomas de recuperación la semana pasada. Sobre su tratamiento, se confirmó el uso de suero de otro paciente curado. No se dieron más detalles sobre la combinación con otras terapias.

Romero dio negativo al ébola en un primer análisis realizado el fin de semana y desde entonces ha dado negativo en otras tres pruebas. Teresa Mesa, portavoz de la familia, aseguró que la enfermera seguirá otros 15 días ingresada para recuperarse de los daños en su organismo.

Los médicos declinaron establecer un período concreto. Arribas precisó que la recuperación total de Romero llevará un tiempo y dijo que la paciente ya no necesita medidas especiales de aislamiento.

"Los pacientes con ébola se pueden curar completamente y llevar una vida normal", señaló.

El de Romero es el primer caso documentado de contagio de ébola fuera de África en la más reciente epidemia de la enfermedad. Como auxiliar de enfermería formó parte del equipo que atendió a dos misioneros españoles infectados que fueron repatriados desde África. El contagio, cuyas causas están todavía bajo investigación, se produjo durante el tratamiento del segundo de los sacerdotes, fallecido en septiembre.

La paciente no conoce el revuelo mediático que ha generado el caso ni que una legión de periodistas acampa en la puerta del hospital. Tampoco se ha sido informada de la muerte de su perro Excalibur, que fue sacrificado preventivamente poco después de anunciarse el contagio de la mujer.

Mesa, que habla a diario con Romero vía telefónica, dijo que está muy animada. Ojea revistas "superficiales" y se alimenta con normalidad. Pero admitió que llegó a temer por su vida.

Las 14 personas que tuvieron contacto con la enfermera, incluido su marido, siguen sin síntomas en el hospital y están a punto de alcanzar los 21 días de aislamiento considerado el tiempo máximo de incubación del virus. Ahora se abre una nueva ventana de 21 días de seguimiento para los sanitarios que han tratado a Romero.

Arribas dijo que si en los próximos 42 días, tal y como establece la Organización Mundial de la Salud, no hay nuevos casos, el brote de ébola en España se dará por controlado.

FOTO: Ap

AP