AP
29 de septiembre de 2016 / 05:47 p.m.

ARUBA.- Los residentes de las islas caribeñas holandesas reforzaron sus hogares y se abastecieron de suministros de emergencia el jueves mientras el huracán Matthew tomaba una trayectoria extraña por el sur del Caribe.

Se prevé que Matthew pase al norte de las islas de Aruba, Bonaire y Curazao antes de cambiar de curso que se cree lo llevará a Jamaica, Cuba y Haití para el fin de semana.

Las llamadas "islas ABC" del caribe holandés se encuentran fuera del llamado cinturón de huracanes y usualmente no son azotadas por tormentas tropicales. El acercamiento de Matthew generó largas filas en gasolineras y supermercados. Las autoridades de Aruba informaron que las oficinas gubernamentales permanecerán cerradas el viernes, mientras que las elecciones parlamentarias en Curazao fueron pospuestas hasta la próxima semana.

El servicio meteorológico de Aruba indicó que se prevé que la tormenta pase aproximadamente a 200 kilómetros (125 millas) al norte de la isla.

Matthew pasó por el Caribe oriental el miércoles, causando al menos una muerte. Las autoridades en San Vicente dijeron que un joven de 16 años fue aplastado por una roca cuando trataba de desbloquear un desagüe.

Para las 2:00 de la tarde
(1800 GMT), la tormenta registraba vientos máximos sostenidos de 120 kph (75 mph), y su centro estaba 300 kilómetros (190 millas) al noreste de Curazao, de acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes en Estados Unidos.

Los vientos huracanados se extendían por 110 kilómetros (70 millas) y los vientos de fuerza de tormenta tropical tenían un radio de 335 kilómetros (205 millas).