NOTIMEX
7 de agosto de 2015 / 06:38 p.m.

Kabul.- Al menos 20 cadetes murieron y otros 27 sufrieron lesiones en un ataque suicida perpetrado hoy por los militantes del movimiento Talibán frente a una academia de policía en Kabul, capital de Afganistán.

El ataque tuvo lugar la tarde de este viernes, horas después de que un atentado con explosivos en el edificio de la Dirección Nacional de Seguridad (NDS) también en Kabul, arrebató la vida de 16 personas e hirió a otras 283, según el balance oficial más reciente.

En este segundo ataque un hombre se inmoló frente a una academia de la policía, localizada en las cercanías de la Universidad Ustad Rabbani, donde hacían fila cadetes que esperaban entrar a las instalaciones, informaron fuentes del Ministerio afgano del Interior.

Las fuerzas de seguridad acordonaron la zona del ataque, que poco después fue reivindicado por los talibanes, y ambulancias trasladaron a los lesionados a hospitales cercanos.

El incidente, que se produjo cuando los cadetes regresaban a la academia tras un descanso de dos días, supone un incumplimiento grave de seguridad del principal instituto de formación de las fuerzas de seguridad afganas.

Horas antes, un atacante suicida impactó un vehículo lleno de explosivos contra el edificio de la NDS, cerca de la sede del Ministerio de Defensa de Afganistán, causando la muerte de 16 personas y heridas a otras 283.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, condenó ambos ataques explosivos y advirtió que el gobierno daría una respuesta rápida y contundente a los hechos registrados en Kabul, los cuales “están dirigidos a desviar la atención pública de la (actual) pugna por el liderazgo del Talibán”.

Reportes de la prensa local dan cuenta de otra explosión cerca del aeropuerto internacional en la capital afgana, tras la cual habrían estallado enfrentamientos, pero las autoridades del país no lo han confirmado.

Ambos ataques son los primeros que se registran en el país desde el anuncio oficial de la muerte del mulá Omar, fundador y líder supremo del Talibán, ocurrida en 2013, y que desencadenó una crisis en la cúpula del movimiento fundamentalista.

Además tienen lugar en momentos en que el gobierno afgano pretende relanzar el proceso de paz con los grupos armados en el país, incluidos los talibanes.