17 de octubre de 2014 / 06:24 p.m.

Dallas.- El temor al virus del ébola está provocando drásticas medidas a lo largo y ancho de Estados Unidos, aun cuando su presencia en este país ha sido mínima, reducida a unos cuantos casos.

Todos los pacientes de ébola atendidos en este país han llegado infectados por el virus procedentes del oeste de África, con la excepción de dos enfermeras de un hospital de Dallas que contrajeron el padecimiento al atender a uno de ellos y constituyen los únicos casos activos de la enfermedad en Estados Unidos.

Sin embargo, la ligera posibilidad de que el virus pudiera haber sido esparcido ha conducido a tomar drásticas medidas para detectar su presencia y limitar su difusión.

Autoridades de Salud en Texas han ordenado a cualquier persona que entró a la habitación del hospital en Dallas en la que se atendió a Thomas Eric Duncan, a no viajar en transporte público, incluyendo aviones, barcos, autobuses o trenes, o visitar tiendas, restaurantes o teatros.

Duncan, un ciudadano liberiano de visita en texas, fue el primer infectado con ébola que llegó a Estados Unidos sin ser monitoreado y se convirtió en el primero en ser diagnosticado con la enfermedad en este país y también en el primero en morir a causa del virus.

La restricción de viaje a más de 70 personas que trabajan en el Hospital Presbiteriano de la Salud de Texas, se mantendrá por 21 días, hasta que el peligro de desarrollo de ébola haya pasado. Todos ellos deberán mantenerse también sin atender a más pacientes.

Durante sus 10 días de tratamiento en el Hospital Presbiteriano de Dallas, dos de las enfermeras que atendían a Duncan contrajeron el virus.

Una de ellas, Amber Jay Vinson, viajo en avión, de Cleveland, Ohio, a Dallas, el pasado 10 de octubre hora antes de detectarse los síntomas de la enfermedad, lo que ha conducido a las autoridades a rastrear a los 132 pasajeros que viajaron con ella en el mismo vuelo, el 1143 de la aerolínea Frontier.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) solicitó a los pasajeros del vuelo a ponerse en contacto para recibir instrucciones de cómo deberán proceder. "Las personas que se determine estén en cualquier riesgo potencial serán supervisadas activamente", dijo la agencia en un comunicado.

Varios de los viajeros que llegaron a Dallas han informado a la prensa local que se han puesto voluntariamente bajo cuarentena.

En tanto, la aerolínea Frontier informó que cuatro azafatas y dos pilotos del vuelo 1143 deberán permanecer inactivos con derecho a sueldo durante 21 días. También el avión en el que viajó Vinson ha sido desinfectado, incluyendo el cambio de los asientos en la línea que ocupó la enfermera.

El jueves, dos escuelas en Ohio y tres en Texas suspendieron clases y fueron descontaminadas, al ser notificadas que algunos de sus estudiantes habían viajado en el mismo vuelo que Vinson.

Este viernes, el Distrito Escolar Independiente de Royse City, un suburbio al este de Dallas, anunció que dos de sus planteles permanecerán cerrados para ser descontaminados tras conocerse que hijos de una empleada del Hospital Presbiteriano de la Salud que ayudó en el tratamiento de Duncan, son alumnos de esas escuelas.

Escuelas en otros distritos desde Fort Worth, en el oeste, hasta Garland, en el este de Dallas, cerraran también este viernes para ser desinfectadas debido a que empleados, padres de familia o estudiantes viajaron en el vuelo que tomó la enfermera Vinson.

El Departamento de Estado de Estados Unidos informó también este viernes que una trabajadora del Hospital Presbiteriano de la Salud de Texas salió de Estados Unidos en un crucero que partió de Galveston, Texas, el pasado 12 de octubre.

La trabajadora no tuvo contacto directo con Duncan, pero pudo haber tenido contacto con muestras clínicas que le fueron tomadas al paciente.

Cuando la empleada tomó el crucero hacia el Caribe no existían restricciones de viaje para ella, pero desde entonces el CDC ha ordenado al personal del hospital que colaboró directa o indirectamente en la atención de Duncan limitar sus viajes.

El Departamento de Estado precisó que la empleada ha permanecido voluntariamente aislada en su cabina desde que fue notificada y se busca la forma de traerla con seguridad de vuelta a Estados Unidos.

FOTO Y TEXTO: NOTIMEX