ANGÉLICA MERCADO
4 de mayo de 2013 / 10:05 p.m.

Ciudad de México • El coordinador del PRI en el Senado, Emilio Gamboa, reconoció que a un año de iniciar trabajos, el Congreso atraviesa por un distanciamiento que se tendrá que acabar porque vienen las reformas hacendaria, energética y la educativa, que será "la complicada", pues el Senado abrirá espacios de debate en los que todos serán bienvenidos, menos los maestros enmascarados.

El también presidente de la Junta de Coordinación Política, manifestó que hay inquietud por las próximas elecciones de julio, pero dijo que con o sin Pacto por México, con el PAN y el PRD sentados o no en la mesa de ese instrumento, la agenda del Senado no se detendrá, porque "nada tiene que hacer el Pacto por México con el Poder Legislativo".

El legislador se pronunció por cuidar y vigilar más el proceso electoral en curso, al señalar que es necesario tener comicios limpios y transparentes, por ello seguramente en el próximo periodo de sesiones se trabajará en la reforma política.

Entrevistado sobre el balance legislativo del Senado, coincidió con el presidente de esta cámara, Ernesto Cordero, en que se lograron “reformas históricas”, pese a que el inicio de la legislatura se perfilaba un Senado complejo y difícil.

"En estos dos periodos hemos tenido muchísimas iniciativas, que se han traducido en leyes, que eran impensables.

"Por dar un ejemplo, la reforma laboral que tenía 30 años de no haber sido tocada, fue tocada; la Ley General de Contabilidad Gubernamental; la que deseaban los ministros de la Suprema Corte y la pedían hace años, la de Amparo; la Ley Educativa, sin duda alguna, lo complicado van a ser sus reformas secundarias. Me parece que la de telecomunicaciones, que nos podía dar un poco más de jaloneos dentro del Senado, transitó bien", enumeró.

Al agregar que "calificaría estos dos periodos de históricos. Fui senador de la República en el 2000. Fue un buen Senado, pero nada parecido a éste, que está dando frutos para que los mexicanos podamos vivir mejor".

--¿No le ha metido mucha la mano a la Constitución, como decía Manuel Bartlett, con 46 reformas en un año?

--Son cambios que viene solicitando y pidiendo la sociedad mexicana. En las democracias mandan las mayorías.

--¿Es la agenda que necesitaba el Senado? Porque se criticó mucho que el Pacto por México incidiera en el trabajo legislativo.

--Sacamos nosotros nuestra agenda legislativa, como Senado. El 80 por ciento salió en este periodo, creo que es un avance importantísimo. Respetamos mucho al Pacto por México. He dicho y lo reitero, es un instrumento político que le ha funcionado al presidente Enrique Peña Nieto, al gobierno, pero también le ha funcionado a los partidos, tanto al PAN, al PRD y al PRI, quienes han posicionado sus liderazgos sin duda alguna.