Reuters 
1 de febrero de 2014 / 06:13 p.m.

Bangkok - Decenas de disparos y al menos dos explosiones aumentaron la tensión en medio de las protestas contra el Gobierno en la capital de Tailandia el sábado, víspera de unas elecciones generales que no se espera que restablezcan la estabilidad en un país profundamente polarizado.Seis personas resultaron heridas frente a un centro comercial en la zona norte de Bangkok. Hombres armados entre la multitud fueron vistos escondiendo sus pistolas antes de alejarse del lugar.

El tiroteo esporádico continuó al anochecer, y hombres enmascarados disparaban con pistolas. Las fuerzas de seguridad hicieron disparos de advertencia al aire con M-16 para permitir que al menos una docena de manifestantes se protegieran bajo un paso elevado para escapar.

"Las autoridades pudieron controlar rápidamente los enfrentamientos de hoy y la situación ha mejorado ahora", dijo el jefe del Consejo Nacional de Seguridad, Paradorn Pattantabutr.

No quedó claro si los heridos son seguidores del Gobierno u opositores, algunos de los cuales quieren boicotear las elecciones que muy probablemente vuelvan a dar la victoria a la primera ministra, Yingluck Shinawatra.

La violencia llega en medio de protestas que en su mayoría han sido pacíficas y recuerdan los disturbios de 2010, cuando los seguidores del ex primer ministro Thaksin Shinawatra -hermano de Yingluck - paralizaron Bangkok para derrocar al Gobierno del Partido Demócrata.

En esa ocasión, murieron más de 90 personas y más de 2 mil fueron heridas cuando el actual líder de las protestas contra el Gobierno, Suthep Thaugsuban, quien era viceprimer ministro, envió tropas.

Desde fines de noviembre, 10 personas han muerto y al menos 577 han resultado heridas en la violencia generada.

Las manifestaciones son la fase más reciente de un conflicto político que sacude Tailandia desde hace ocho años. El conflicto enfrenta a la clase media y la élite monárquica de Bangkok con los seguidores mayoritariamente pobres y de zonas rurales de Yingluck y su hermano, derrocado por el Ejército en 2006.