REUTERS
3 de julio de 2015 / 11:15 a.m.

Pekín.- Un fuerte sismo sacudió el viernes una zona rural de la región de Xinjiang, en el extremo occidental de China, y provocó la muerte de tres personas, dejó decenas de heridos y dañó miles de viviendas, dijeron el Gobierno y medios estatales.

Muchas de las tradicionales casas de la región, cuyos habitantes son principalmente de la etnia uigur, se derrumbaron cuando el terremoto poco profundo de magnitud 6,4 se registró en la madrugada a unos 160 kilómetros al noroeste de la ciudad sureña de Hotan, dijeron funcionarios de emergencia chinos.

Entre los muertos había un padre y su hijo, dijo la estatal China National Emergency Broadcasting (CNEB) en su sitio web.

El Ministerio de Asuntos Civiles agregó que al menos 3 mil viviendas colapsaron o quedaron muy destruidas y que se enviaron mil tiendas de campaña a la región.

El viernes por la noche, la agencia oficial de noticias Xinhua dijo que había alrededor de 43 heridos y revisó a la baja la cifra de fallecidos a tres desde seis.

Fotos en las redes sociales y en televisión estatal mostraron grietas en las paredes de los edificios y otros daños menores.

Los sismos golpean con frecuencia a China. Un terremoto en la provincia suroccidental de Sichuán dejó casi 70 mil muertos en el 2008.

"Si muchas personas están reunidas en un mismo lugar durante un terremoto, esto puede llevar a un desastre grave, pero en este caso había relativamente pocas personas, por lo que no es tan grave", dijo el investigador del Centro de Redes de Terremotos de China, Sun Shihong a la emisora estatal China Central Television.