AP
18 de octubre de 2015 / 01:28 p.m.

Filipinas.- El tifón Koppu se debilitó después de golpear el domingo con vientos intensos el noreste de Filipinas, ocasionando al menos dos muertos, 16 mil damnificados y dejando provincias enteras sin electricidad, dijeron las autoridades.

Militares y policías fueron enviados para rescatar a gente atrapada por inundaciones en los poblados más afectados de Aurora, donde el tifón tocó tierra la madrugada del domingo, y Nueva Ecija, una provincia arrocera cercana donde las inundaciones cubrieron de agua los cultivos justo en la época de la cosecha.

Los fuertes vientos derribaron árboles y postes eléctricos, dejando nueve provincias enteras sin electricidad, mientras las inundaciones y pequeños deslizamientos de tierra dejaron intransitables 25 carreteras y puentes. Las autoridades suspendieron decenas de vuelos y viajes por mar debido a la tormenta, y muchas ciudades cancelaron las clases para el lunes.

El domingo por la noche, el tifón tocaba la provincia montañosa norteña de Ifugao y seguía debilitándose. Tenía vientos de 130 kilómetros (80 millas) por hora y ráfagas de más de 160 kilómetros (100 millas) por hora, y soplaba hacia el norte a tan sólo 5 kilómetros (3 millas) por hora, de acuerdo con la agencia meteorológica gubernamental. Se espera que se debilite a tormenta tropical para el lunes por la noche y que abandone la isla principal del norte, Luzón, el miércoles.

Mientras las condiciones climatológicas comenzaron a mejorar en algunas poblaciones y los aldeanos empiezan a limpiar las carreteras de árboles caídos y escombros, el tifón Koppu seguía repleto de ferocidad que podría desencadenar desprendimientos de tierra e inundaciones, dijeron las autoridades.