GERARDO SUÁREZ
19 de febrero de 2015 / 01:44 a.m.

"La Copa Libertadores es mi obsesión". El cántico causó el primer efecto deseado, o al menos así lo dejaron en claro los jugadores. Porque Tigres aprobó con honores el primer examen sudamericano al pasar por encima del Juan Aurich.

El Auri entendió que las críticas se apagan con actuaciones como la de este miércoles. Si realmente hay obsesión por brillar en Sudamérica, se tenía que aprovechar de un rival que mostró un futbol rácano, acorde al nivel que atraviesa el balompié incaico.

Joffre Guerrón se erigió como el MVP. Un doblete del 'Dinamita' terminó por derrumbar al rocoso Aurich. La clave, tumbar a los peruanos antes del descanso. Y pese a que Tigres buscó abrir la puerta, no aparecía la llave que hiciera girar el cerrojo.

Y si esto fuera poco, Nahuel Guzmán evitó un gol que hubiera cambiado por completo el script, al desviar con apuro un disparo bombeado del panameño Luis Tejada.

Fue hasta el 38' cuando se hizo patente el dominio. Damián le dejó el balón al ecuatoriano, quien no la pensó dos veces para soltar un fiero derechazo que venció al arquero Pedro Gallese. Adiós tensión.

Tigres se acomodó mejor para el complemento. Mientras el Aurich se debatía entre intentar la heroica con el empate o aguantar y no permitir una goleada. El Ciclón del Norte no consiguió ni una ni otra.

Una exacta combinación entre Guerrón y Rafael Sobis dejó al 'Dinamita' frente al marco rival para poner el 2-0, esto tras dejar atrás a un par de rivales a base de velocidad. Triunfo concretado.

Finalmente, el futuro seleccionado nacional, Jesús Dueñas, dio más muestras de que la 'verde' le sentará bien. Con un poético disparo desde fuera del área, el dorsal 29 batió a Gallese haciendo más amplia la ventaja aurizul.

Así Tigres se sitúa como líder único de su sector y esperará lo que suceda entre River y San José para definir si cierra la primera fecha de la fase grupal como puntero.