REUTERS | MULTIMEDIOS DIGITAL
17 de julio de 2016 / 11:50 a.m.

LUISIANA.- Tres oficiales de la policía murieron el domingo y varios más resultaron heridos en un tiroteo en Baton Rouge, Luisiana, informó el alcalde de la ciudad, en momentos en que Estados Unidos se mantiene en tensión por las relaciones entre la comunidad afroamericana y los agentes.

Los oficiales de Baton Rouge estaban respondiendo a un llamado de ayuda cuando fueron emboscados por al menos un hombre armado, dijo el alcalde Kip Holden a NBC News. El atacante fue abatido a tiros, pero su estado no estaba claro, dijo a la NBC un funcionario de la policía estatal de Luisiana.

Tiroteo contra agentes en Luisiana deja tres muertos
la policía advirtió a los residentes locales que permanecieran lejos del lugar. | REUTERS
Mueren tres policías tras ser atacados en Luisiana
Policías y empleados directos del comisario se vieron involucrados en el incidente. | REUTERS
Mueren tres policías tras ser atacados en Luisiana
La ciudad de Baton Rouge fue lugar de un enfrentamiento que acabó con la muerte de un hombre afroamericano a manos de un policía blanco. | REUTERS

Un portavoz del comisario de East Baton Rouge dijo que policías y empleados directos del comisario se vieron involucrados en el incidente.

"Varios oficiales de ambas agencias sufrieron heridas y fueron trasladados a hospitales locales", dijo en un correo electrónico. Añadió que se desconocía el número exacto de heridos y la gravedad de sus lesiones.

Aunque la escena del tiroteo fue contenida, la policía advirtió a los residentes locales que permanecieran lejos del lugar, situado cerca de una autopista.

La ciudad de Baton Rouge fue lugar de un enfrentamiento que acabó con la muerte de un hombre afroamericano a manos de un policía blanco, en un hecho que está siendo investigado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Este mes, un hombre abrió fuego en Dallas y mató a cinco agentes de policía en protesta por la muerte en Baton Rouge y otro incidente en Mineápolis, Minesota, que también implicó el fallecimiento de un hombre de raza negra a manos de un policía blanco.