AP
18 de abril de 2017 / 03:47 p.m.

FRESNO.- Un hombre que era buscado por el asesinato de un guardia de seguridad de un motel salió a las calles a matar tantas personas de raza blanca como pudiera, y asesinó a tres hombres en el centro de Fresno antes de ser capturado y de admitir los homicidios, dijeron el martes autoridades.

El jefe de policía de Fresno, Jerry Dyer, señaló que Kori Alí Muhammad, de 39 años, estuvo motivado por el odio y que no estaba vinculado a extremismo, a pesar de que dijo el árabe "Dios es grande" al momento de su arresto.

"Esto está basado sólo en raza, no tiene nada que ver con terrorismo a pesar de la enunciación que hizo", dijo Dyer en una conferencia de prensa.

Muhammad, de raza negra, realizó 16 disparos en cuestión de un minuto y en cuatro lugares distintos en un tramo de una cuadra, dijeron las autoridades.

Caminó hasta un camión y baleó a un empleado de Pacific Gas & Electric Co. que estaba en el asiento del pasajero, señalaron las autoridades. El conductor, quien es latino, aceleró hacia el departamento de policía en busca de ayuda, pero el trabajador, un hombre blanco de 34 años, falleció.

Muhammad disparó entonces contra otra persona pero falló. Luego mató a un hombre de 37 años que caminaba en la acera con una bolsa de comestibles en un barrio arbolado, dijeron las autoridades. La última víctima, de 58 años, fue baleada en el estacionamiento de un edificio de un grupo caritativo.

Dyer dijo que Muhammad se aproximó a un automóvil entre sus ataques, pero respetó las vidas de dos mujeres que estaban en el vehículo con un niño. Las mujeres eran latinas, indicó.

"Estos individuos que fueron escogidos hoy no hicieron nada para merecer eso", había dicho Dyer horas antes. "Estos fueron ataques no provocados por parte de un individuo que salió hoy con la intención de cometer homicidios. Él hizo eso".

La policía había emitido un comunicado de prensa horas antes de las balaceras del martes en que indicaba que Muhammad estaba armado, que era peligroso y estaba siendo buscado por la muerte a balazos de un guardia de seguridad ocurrida la semana pasada en un Motel 6. El guardia, Carl Williams, de 25 años, era blanco.

Muhammad dijo a policías durante su arresto que él era el tipo a quien estaban buscando, señaló Dyer.

"Yo lo hice; yo les disparé", dijo Muhammad a los agentes, según el jefe de policía.