REUTERS
6 de noviembre de 2017 / 08:57 a.m.

TOKIO.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el lunes que la matanza ocurrida en la víspera en una iglesia de Texas, en la que murieron al menos 26 personas, se debió a un "problema de salud mental" y que no es "un asunto de armas".

Al ser preguntado durante una conferencia de prensa en Tokio acerca de las políticas que podría respaldar en respuesta al tiroteo, Trump afirmó que, de acuerdo a los reportes preliminares, el atacante era "un individuo muy atormentado, con muchos problemas".

"Tenemos muchos problemas de salud mental en nuestro país, al igual que otros países. Pero esto no es un asunto de armas", aseguró. "Por fortuna, alguien más tenía una pistola que estaba disparando en la dirección opuesta".

"Se trata de un problema de salud mental al nivel más alto", comentó. "Es un hecho muy, muy triste".

Un hombre abrió fuego el domingo con un rifle de asalto en la Primera Iglesia Bautista en Sutherland Springs, a unos 65 kilómetros al este de San Antonio, acabando con la vida de al menos 26 personas e hiriendo a una veintena más.

Trump está en Japón al inicio de una gira de 12 días por seis países asiáticos.


dezr