1 de febrero de 2015 / 03:53 p.m.

 

Con tres anillos de Súper Tazón luciendo en su mano y un sinnúmero de reconocimientos que abarrotan su vitrina, el mariscal de campo de Patriotas de Nueva Inglaterra, Tom Brady, saldrá en busca de un nuevo hito en su carrera cuando dispute el Súper Tazón XLIX ante Halcones Marinos de Seattle.Egresado de la Universidad de Michigan y elegido en el lugar 199 del draft del 2000, Brady inició su carrera en la NFL como cuarto mariscal de campo en la jerarquía de Patriotas de Nueva Inglaterra, muy lejos del puesto titular que en ese entonces ocupaba el ahora retirado Drew Bledsoe.

Aunque para el inicio de la temporada 2001 ya estaba en el segundo equipo, su gran oportunidad llegó tras una seria lesión de Bledsoe, quien quedó fuera en el segundo partido de la temporada y con ello el tercero, Thomas Edward Patrick Brady Jr., nombre completo del jugador, brincó al puesto titular.

Nadie esperaba que el quarterback de segundo año pudiera llenar los zapatos del hasta entonces estelar Bledsoe; sin embargo, no sólo lo hizo, sino que llevó al equipo a cosechar su primer trofeo Vince Lombardi, luego de dos infructuosos intentos anteriores.

Brady y compañía llegaron al Súper Domo de Louisiana, sede del Súper Bowl XXXVI, como "víctimas" seguras de los campeones defensores y grandes favoritos Carneros de San Luis; no obstante, el novel pasador supo sobreponerse a la presión y llevó a su equipo a un triunfo de 20-17 no apto para cardiacos.

Llevarse a casa el anillo de Súper Tazón y el nombramiento de Jugador Más Valioso (MVP) de aquella histórica victoria fue apenas el inicio para quien, ahora, es considerado por muchos como la mejor selección colegial de todos los tiempos.

A aquella temporada que cerraron con una marca de 11-5 siguió una con un mediocre 9-7 que hacía pensar que el gran desempeño del joven pasador fue sólo "flor de un día".

Pero no fue así, pues en la temporada 2003 Brady cerró bocas al conseguir no sólo un 14-2 que los llevó sin problemas a la postemporada como los mejores de la Liga, sino que se agenció su segundo anillo y su segundo nombramiento de MVP al vencer por 32-29 a Panteras de Carolina en el Súper Tazón XXXVIII.

Montados en el gran momento por el que atravesaba su quarterback, Patriotas se convirtió en el primer bicampeón en seis campañas cuando al año siguiente despacharon a Águilas de Filadelfia por otro cerrado 24-21 en el Súper Tazón XXXIX.

Aunque en esta ocasión el reconocimiento de MVP recayó en las manos del receptor Deion Branch, Brady puede presumir de haber ligado su segunda campaña regular con un registro de 14-2, que les valió el segundo lugar en la siembra de la postemporada.

En los años siguientes, Brady y sus "Pats" han sido una presencia constante en la postemporada, al grado que en 11 años sólo una vez fallaron en entrar a los "playoffs", incluso entonces fue con una marca ganadora de 11-5.

Del mismo modo, comenzaron a llegar los reconocimientos individuales para Brady, quien en 2007 y 2010 fue el MVP de la temporada regular y en esos mismos años fue nombrado All-Pro; asimismo, fue llamado al Tazón de los Profesionales en 2004, 2005, 2007 y de 2009 a 2014.

También fue nombrado el Mejor Jugador Ofensivo de la NFL en 2007 y 2010 y el mejor de la AFC en esas mismas temporadas, además de la de 2011. En 2005 y 2007 fue el líder de la Liga en el departamento de yardas ganadas.

Un hito más en la carrera del ex de los Wolverines de la Universidad de Michigan fue el haber conseguido la segunda "Temporada Perfecta" en la historia de la NFL, al terminar con un inmaculado 16-0 en 2007, logro que, sin embargo, fueron incapaces de coronar con el Vince Lombardi.

De hecho, ese mismo 2007 fue cuando Brady y compañía se harían presentes una vez más en el "Súper Domingo", en su edición XLII, en la cual sufrieron la primera de dos derrotas ante el mismo rival, Gigantes de Nueva York, ésta por marcador de 14-17.

La segunda fue cuatro años más tarde, tras una temporada de 13-3, cuando cayeron por 17-21 ante los neoyorquinos en la edición XLVI, con lo que los "Pats" empataron la nada honrosa marca de más supertazones perdidos, que entonces era de cuatro.

Ahora, Brady tiene la oportunidad de ceñirse su cuarto anillo de Súper Tazón, con lo cual se uniría a las legendarias figuras Terry Bradshaw (Pittsburgh) y Joe Montana (San Francisco), quienes alzaron en cuatro oportunidades el trofeo Vince Lombardi.

NOTIMEX