9 de abril de 2014 / 09:02 p.m.

Tucson.- Más allá de los riesgos inherentes al cruzar la frontera de manera ilegal, un gran número de mujeres decide tomar pastillas anticonceptivas sabedoras de la posibilidad de ser violadas en su camino hacia Estados Unidos y prevenir así un embarazo no deseado.

"Sabemos de casos de mujeres que toman estas medidas cuando están en la frontera, ya que en México no requieren de una receta médica para comprar las pastillas anticonceptivas", dijo Anna Ochoa O'Leary, profesora del Departamento de Estudios Mexicoamericanos y miembro del Instituto Binacional de Inmigración de la Universidad de Arizona (UA).

Ochoa O'Leary, que ha realizado varias investigaciones al respeto, indicó que muchas mujeres optan por comenzar a tomar las pastillas anticonceptivas cuando toman la decisión de emigrar a Estados Unidos, al saber el elevado riesgo de ser forzadas.

"Es difícil tener cifras exactas; muchas veces las mujeres inmigrantes se niegan hablar sobre estos temas, especialmente si son víctimas de asalto sexual", dijo Ochoa O'Leary.

Las mujeres son uno de los grupos más vulnerables entre los inmigrantes indocumentados; corren el riesgo de ser asaltadas, golpeadas, abandonadas por los traficantes o ser ultrajadas sexualmente por los coyotes o sus compañeros de aventura a la hora de cruzar la frontera.

A pesar de ello, ninguna agencia a nivel federal o estatal tiene un registro de cuántas mujeres son violadas anualmente a lo largo de la frontera con México.

Agencias