7 de enero de 2015 / 11:57 p.m.

Dubai.- Varios países árabes sufren los embates de la poderosa tormenta invernal "Huda" o "Zina", que ha comenzado a dejar extensas zonas bajo la nieve, bloqueado un sinnúmero de carreteras y obligado al cierre de escuelas, bancos y centros comerciales.

El arribo de la tormenta de nieve, con vientos de hasta 70 kilómetros por hora, ha hecho descender las temperaturas en los Emiratos Árabes Unidos, con baja visibilidad por neblina y arena en el aire, por lo que autoridades recomendaron a la población que tomen precauciones.

El Centro Nacional de Meteorología indicó que "Huda" golpeará en pleno a los países del Golfo Pérsico mañana jueves, sin embargo ya está causando estragos en países como Líbano, a donde la tormenta llegó la noche del martes, según reportes del canal de noticias Al Arabiya.

La tormenta descargó lluvia y granizo sobre la costa libanesa y pesadas capas de nieve en las montañas y en el centro de Valle de Bekaa, donde gasolineras, bancos, escuelas y la mayoría de las tiendas permanecieron cerradas este día.

El tráfico aéreo en Beirut fue suspendido debido a los fuertes vientos, pero se reanudó cuando las condiciones meteorológicas lo permitieron; mientras que el clima ha dificultado la vida de miles de refugiados sirios en los campamentos improvisados en Bekaa.

Las autoridades temen que el peso de la nieve haga colapsar las tiendas de campaña en las que se alojan los refugiados sirios, quienes usan escobas y palos para tratar de despejarlas.

En Jordania, "Huda" golpeó esta mañana con fuertes vientos, lluvia y nieve, por lo que el Ministerio de Educación ordenó el cierre de todas las escuelas este miércoles, en tanto que el gobierno dio el día libre a sus funcionarios y mantuvo suspendidos sus servicios.

Por otra parte, en Siria la nieve cubrió la montaña Qassioun, cerca de la capital Damasco, donde el tráfico vehicular sufrió complicaciones por la caída de hielo y las autoridades decidieron cerrar las escuelas y universidades por dos días para evitar riesgos.

Los vientos de "Huda", de hasta 74 kilómetros por hora, propiciaron olas de más de cinco metros de altura, por lo que los dos principales puertos del país, en Tartous y Latakia, fueran cerrados y prohibida la navegación, reportó la agencia estatal de noticias SANA.

En el norte de Israel la nieve se ha acumulado en los Altos del Golán, las escuelas en todos Jerusalén han sido cerradas ante previsiones de que hasta 25 centímetros de hielo cubrirán la ciudad, pero la situación es particularmente cruda en los territorios palestinos.

Autoridades en Cisjordania y en la Franja de Gaza declararon el estado de emergencia por la tormenta, a la que llaman "Zina", luego que un bebé de ocho meses de edad murió en el campo de refugiados de Tulkarem por un incendio causado por una estufa de calefacción.

Tanto palestinos como israelíes buscan abastecerse de alimentos y calentadores de gas o petróleo para atenuar el drástico descenso de temperatura, pero las existencias se han agotado.

Las fuertes lluvias y temperaturas cercanas a la congelación amenazan con profundizar la miseria en la Franja de Gaza, donde las casas están semidestruidas por la ofensiva militar de Israel contra el movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), el verano pasado.

Miles de personas más se encuentran en refugios de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), pero en general ese territorio palestino carece de electricidad y agua potable.

En Egipto, cinco de los puertos del Mar Rojo de Egipto han cerrado por segundo día consecutivo debido a las altas velocidades de viento y olas de más de cuatro metros de alturaz, en tanto que las torrenciales lluvias, el frío y la nieve han afectado a Alejandría y otras ciudades.

Las temperaturas en Arabia Saudita están por debajo de los cero grados centígrados y se pronostica que continuarán descendiendo en el norte y en el noroeste del país, pero las condiciones se complicaran por la presencia de arena en el aire.

De acuerdo con el servicio de meteorología, se espera la caída de nieve en las próximas horas.

FOTO Y TEXTO: NOTIMEX