5 de junio de 2014 / 03:28 p.m.

 

Río de Janeiro.- La ciudad de Sao Paulo, que mañana organiza el segundo amistoso de la selección de Brasil y a una semana de la inauguración del Mundial, registraba hoy enormes embotellamientos a causa de las huelgas en los transportes.

El paro del personal del metro, anunciado la víspera a última hora y convocado por tiempo indefinido, afectó gravemente a tres de las cinco líneas, provocando que millones de personas se vieran afectadas.

Unos 4.5 millones de viajeros utilizan diariamente el metropolitano y la reducción de los trenes en tres líneas causó filas de espera para entrar en vagones de tren y en los autobuses suplementarios.

Algunas estaciones de metro fueron cerradas, como la de Itaquerao, la más cercana al estadio en el que se jugará la inauguración del Mundial, donde la frustración de los pasajeros ante el paro de los trabajadores provocó que destrozaran las puertas de seguridad.

A la huelga del personal del metro, que exige un aumento del 16.5 por ciento del salario frente al 8.7 por ciento propuesto por la empresa, se sumó el paro del personal encargado de gestionar el tráfico en la ciudad, lo que empeoró la movilidad en la urbe más grande de toda América del Sur y una de las más congestionadas.

El gobierno del estado de Sao Paulo, que convocó un diálogo de urgencia esta tarde con la empresa y los trabajadores huelguistas del metro, criticó la “intransigencia” de un sector considerado estratégico y fundamental para la ciudad cuando solo faltan siete días para el inicio de la Copa del Mundo, precisamente en Sao Paulo.

Preocupa también el impacto que el paro puede tener mañana viernes en el transporte de los aficionados que tienen previsto asistir al partido de la selección brasileña contra Serbia en Sao Paulo, el último amistoso antes del encuentro inaugural contra Croacia.

FOTO: Reuters

NOTIMEX