25 de junio de 2014 / 09:19 p.m.

Los Ángeles.- Ana Paula, de dos años de edad, llegó de Panamá a Los Ángeles lista para someterse a un largo tratamiento médico para amputarle su tercera piernita.

Lo anterior, ya que la pequeña nació pegada a su gemela y fue separada a los 20 días de nacidas, muriendo la hermanita.

La pediatra especialista en prótesis, Phoebe Scott-Wyard, quien fue una de las primeras doctoras del Shriners Hospital for Children en Los Ángeles en examinar a la niña, dijo que todo parece indicar que la pierna del centro pertenecía a su hermanita gemela fallecida.

La experta agregó que la pierna izquierda tiene movimiento y fuerza casi normal, mientras que la pierna derecha es más débil y posiblemente necesite ser reemplazada por una prótesis.

"Lo que estaremos analizando y enfocándonos es en cómo podemos hacer que ella puede movilizarse mejor", dijo la doctora Scott-Wyard.

Los primeros exámenes parecen indicar que la pequeña requerirá múltiples operaciones, posiblemente la amputación de por lo menos parte de la pierna derecha, prótesis y muchas horas de terapia física.

"La niña podrá caminar y tener una vida casi normal cuando crezca, pero si la pregunta es si podrá correr como otros niños o tener el mismo nivel físico que otros pequeños de su edad, la respuesta es posiblemente no", dijo el doctor Song.

Para la madre de Ana Paula, Ileana Monroy, cualquier esfuerzo que se haga por mejorar la situación de su hija es bienvenido.

Los gastos médicos y los costos del largo proceso de recuperación están a cargo del Hospital Shriners y de la asociación Children of War Foundation.

Anualmente, alrededor de 12 bebés en todo el mundo nacen con este tipo de deformidades. FOTO: Twitter

TELEDIARIO DIGITAL