NOTIMEX
13 de noviembre de 2016 / 01:22 p.m.

NUEVA YORK.-Dos o tres millones de inmigrantes indocumentados, quienes tengan historiales criminales, serán deportados o encarcelados apenas inicie el nuevo gobierno en Estados Unidos, expresó hoy el presidente electo Donald Trump.

En un fragmento de una entrevista transmitida por el canal CBS conducida por el periodista Lesley Stahl, Trump indicó que el destino de los inmigrantes que no cuentan con historial criminal, aquellos que son “personas estupendas”, será determinado una vez que la frontera sea “segura”.

“Lo que vamos a hacer es sacar a las personas que son criminales y que tienen historial criminal, miembros de pandillas, traficantes de drogas. A muchas de estas personas, quizá dos millones, o puede ser incluso tres millones, los vamos a sacar del país o los vamos a encarcelar”, afirmó.

El presidente electo señaló que una vez que deporte a esos inmigrantes con historial criminal, y que su gobierno establezca lo que llamó una “frontera segura” y un ambiente donde “esté todo normalizado”, decidirá la manera en que procederá con otros inmigrantes sin documentos en Estados Unidos.

“Vamos a hacer una determinación sobre las personas de las que se habla, que son personas estupendas. Son personas estupendas pero haremos una determinación sobre eso. Pero antes de hacer esa determinación, Lesley, es muy importante asegurar la frontera”, declaró.

Durante su campaña, Trump había prometido crear “una fuerza de deportación”, que expulsaría de Estados Unidos a 11 millones de inmigrantes indocumentados, luego de lo cual permitiría el regreso a algunos de ellos, que no tuvieran antecedentes criminales, de manera documentada.

En otra parte de la entrevista, Trump aseguró que el muro que propuso construir en la frontera con México para, supuestamente, detener la migración indocumentada, podría ser en parte “una cerca”, como han sugerido algunos congresistas.

“Para ciertas áreas lo sería, pero en ciertas áreas un muro es más apropiado. Soy muy bueno en esto: se llama construcción”, alardeó Trump. Insistió en que el muro podría ser “parcialmente una cerca”.