AP
28 de noviembre de 2016 / 09:13 a.m.

LÍBANO.- Fuerzas del gobierno sirio y sus aliados capturaron un importante barrio en el este de Aleppo y varias zonas más pequeñas, lo que pone bajo control del estado buena parte de la zona norte de las áreas rebeldes asediadas en la ciudad por primera vez en cuatro años, según medios estatales.

Entre las zonas capturadas por tropas del gobierno sirio hay 10 barrios y unos 3.000 edificios, indicó el Ministerio ruso de Defensa. Más de 100 rebeldes entregaron sus armas y abandonaron los suburbios orientales de la ciudad, añadió el Ministerio en un comunicado.

Aleppo, la ciudad más grande de Siria
y su antiguo núcleo comercial, lleva en disputa desde el verano de 2012 y una derrota de los rebeldes en la ciudad sería un punto de inflexión tras cinco años de conflicto. Si las fuerzas sirias toman todo el este de Aleppo, el gobierno del presidente Bashar Assad controlará las cuatro ciudades más grandes del país y la región costera.

La ofensiva del gobierno, respaldada por miles de combatientes milicianos chiíes de Líbano, Irak e Irán, y bajo la ocasional cobertura de la Fuerza Aérea rusa, ha devastado los barrios orientales de la ciudad. Los suministros médicos y de alimentos han escaseado en las últimas semanas conforme los aviones sirios de combate atacaban el asediado enclave, dejando fuera de servicio todos los hospitales que seguían en funcionamiento.

Avances simultáneos de fuerzas del gobierno sirio y de contingentes curdos provocaron desde el sábado una oleada de desplazados en la dividida ciudad, en la que miles de personas evacuaron sus casas para llegar a zonas seguras controladas por el gobierno o por los curdos.

La defensa rebelde colapsó rápidamente el sábado cuando las fuerzas del gobierno se adentraron en el distrito de Hanano, la primera vez que llegaban tan lejos en el este de Aleppo desde 2012.

Tras la captura del barrio de Sakhour el lunes, los rebeldes se quedan limitados principalmente al centro y suroeste de la ciudad, rodeados por territorio del gobierno por todos lados.

Las tropas de Damasco han tomado unos 10 vecindarios en los últimos días, señaló Rami Abdurrahman, que dirige el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña. Eso deja casi el 30% de los barrios antes controlados por los rebeldes en poder del gobierno.

Tres mil personas, la mitad de ellas niños, han huido en las últimas horas, según la televisora estatal. El canal mostró imágenes de hombres, mujeres y niños que viajaban en autobuses verdes hacia zonas controladas por el gobierno.

"Hace un frío atroz, la comida escasea y la gente tiembla en las calles", dijo Mohammad Zein Khandaqani, miembro del Consejo Médico en Aleppo, a The Associated Press en un mensaje de voz desde el este de Aleppo.

Algunos vecinos se han refugiado en mezquitas, mientras que otros se instalaron en viviendas de personas desplazadas en zonas más seguras, añadió.

Aunque miles de personas han huido a zonas de Aleppo controladas por el gobierno o por curdos, muchos se quedaron porque están buscados por el estado, señaló.

Ocho mil personas han huido por ahora al barrio de Sheikh Maqsoud, controlado por curdos, dijo Ahmad Araj, miembro destacado de la Coalición Democrática Nacional Siria, que incluye grupos árabes y curdos, instando a las organizaciones humanitarias extranjeras a ayudar a los que ahora son desplazados.

El Ministerio ruso de Defensa dijo a su vez que las tropas del gobierno había expulsado a los rebeldes de Qadisia, que describió como "el barrio clave del este de Aleppo".