REUTERS
13 de marzo de 2016 / 01:11 p.m.

Washington. - El precandidato presidencial republicano Donald Trump amenazó el domingo con enviar a sus partidarios a los actos de campaña del aspirante demócrata Bernie Sanders, y no ofreció señales de que fuera a apaciguar su tono tras los enfrentamientos ocurridos en sus propias manifestaciones el fin de semana.

Trump, que encabeza las primarias republicanas, se siguió expresando sin tapujos tras provocar discordia entre sus partidarios y detractores con sus opiniones sobre la inmigración y los musulmanes, lo que se volvió una amenaza evidente el viernes cuando debió cancelar un acto de campaña en Chicago.

El candidato ha culpado a los partidarios del candidato demócrata Bernie Sanders por los incidentes en Chicago, donde hubo riñas entre seguidores y detractores del magnate inmobiliario, que se refirió al senador por Vermont como "nuestro amigo comunista".

El domingo fue un paso más allá con una publicación en Twitter: "¡Bernie Sanders está mintiendo cuando dice que a sus agitadores no se les ha dicho que fueran a mis actos. Cuidado Bernie o mis partidarios irán a los tuyos!".

Las escenas de Chicago siguen a varias semanas de violencia en actos de campaña de Trump, en que manifestantes y periodistas han sido golpeados, empujados y zarandeados en varios lugares, suscitando preocupación por la violencia en el camino hacia las elecciones del 8 de noviembre, en las que se escogerá al sucesor de Barack Obama en la Casa Blanca.

Los problemas siguieron el sábado, cuando agentes del servicio secreto rodearon a Trump luego que un hombre intentó subir al escenario en el que hablaba en Dayton, Ohio.

Trump tiene previstos actos en Illinois, Ohio y Florida antes de las primarias que se celebrarán el martes en cinco estados, en las que puede consolidar su ventaja sobre sus rivales republicanos, los senadores Ted Cruz y Marco Rubio y el gobernador de Ohio, John Kasich.