AP | MILENIO DIGITAL
1 de febrero de 2017 / 07:36 p.m.

WASHINGTON.- El presidente Donald Trump amenazó con enviar tropas a México para detener a los "bad hombres", a menos que el Ejército mexicano haga un mayor esfuerzo para detenerlos.

Ello de acuerdo con un extracto de una transcripción de la conversación telefónica que sostuvo el viernes con el presidente Enrique Peña Nieto y que fue obtenido por The Associated Press.

La transcripción no aclara a quién se refería Trump con "bad hombres" —narcotraficantes, inmigrantes o ambos_, ni el tono o contexto de la declaración. Tampoco contiene la respuesta de Peña Nieto.

Aun así, deja entrever la manera como el nuevo presidente de Estados Unidos conduce la diplomacia tras bambalinas. Sus declaraciones indican que, en su trato con los gobernantes de otros países, está usando las mismas expresiones que utilizó durante sus mítines de campaña.

Un portavoz de la Casa Blanca no respondió a una solicitud de comentario.

La llamada entre ambos mandatarios se realizó con la intención de hacer las paces entre el nuevo presidente y su aliado, quienes tuvieron una serie de diferencias públicas por la insistencia de Trump en que México pague por el muro que Estados Unidos pretende construir en la frontera, algo que México se niega a aceptar.

"Tienen muchos bad hombres ahí", dijo Trump a Peña Nieto, de acuerdo con el extracto visto por la AP. "No están haciendo lo necesario para detenerlos. Creo que su ejército está asustado. El nuestro no, así que podría enviarlo para que se haga cargo".

Una persona con acceso a la transcripción oficial de la llamada telefónica proporcionó un extracto a la AP. La persona entregó el extracto con la condición de mantener el anonimato debido a que el gobierno no ha hecho públicos los detalles de la llamada.

FOTO

Cancillería desmiente las filtraciones de la conversación Peña-Trump

El un portal web de México, se publicó el martes en internet una descripción similar de la llamada telefónica.

La Secretaría de Relaciones Exteriores refutó dicho reporte y dijo que estaba basado "en absolutas falsedades", y después dijo que lo mismo aplicaba para el extracto suministrado a la AP.

"Las afirmaciones que usted hace sobre dicha conversación no corresponden a la realidad de la misma", dijo la cancillería en un comunicado. "El tono fue constructivo y se llegó al acuerdo entre los presidentes de seguir trabajando y de que los equipos se seguirán reuniendo de manera frecuente para construir un acuerdo que sea positivo para México y para Estados Unidos".

Trump ha utilizado antes la frase "bad hombres". En un debate entre candidatos presidenciales en octubre, prometió librar a Estados Unidos de "capos narcotraficantes" y de "gente mala".

"Tenemos algunos bad hombres aquí, y los vamos a sacar", dijo. La frase se extendió en las redes sociales y los adversarios de Trump dijeron que estaba denigrando a los inmigrantes.

Los comentarios de Trump son congruentes con la postura intransigente del nuevo gobierno sobre asuntos de política exterior en general, y con el deseo del presidente de romper viejas normas en todo el mundo.

Antes de su ceremonia de investidura, Trump habló con la presidenta de Taiwán, violando una postura de política exterior de Estados Unidos, lo que molestó a China. Su suspensión temporal al ingreso de refugiados y de ciudadanos de siete naciones predominantemente musulmanas, mientras se revisan los procedimientos de evaluación para disminuir la amenaza de ataques de extremistas, ha ocasionado consternación en varias partes del planeta.

Pero nada ha creado el mismo nivel de disputa que el muro fronterizo, una parte central de su campaña presidencial. México ha reiterado que no va a pagar la construcción del muro y que se opone a éste. Antes de la llamada telefónica, Peña Nieto canceló una visita planeada a Estados Unidos.

La disputa con México de la semana pasada surgió en relación al comercio, luego de que la Casa Blanca propuso un impuesto de 20% a las importaciones de productos del crucial aliado estadounidense para financiar el muro después de que Peña Nieto canceló abruptamente su viaje del 31 de enero a Washington.

Estados Unidos y México tienen un comercio diario a través de la frontera de aproximadamente mil 600 millones de dólares, y tienen cooperación en todo, desde migración hasta lucha contra las drogas e importantes asuntos ambientales.

Trump encargó a su yerno y asesor de alto rango Jared Kushner —un ejecutivo inmobiliario sin experiencia en política exterior— la tarea de manejar la disputa en curso, según un funcionario de gobierno con conocimiento de la llamada telefónica.

En una conferencia de prensa con la primera ministra británica Theresa May la semana pasada, Trump describió su llamada con Peña Nieto como "amigable".

En un comunicado, la Casa Blanca dijo que los dos líderes admitieron sus "claras y muy públicas diferencias" y acordaron analizar el desacuerdo en inmigración como parte de discusiones más amplias sobre la relación entre sus naciones.