REUTERS
14 de noviembre de 2016 / 06:02 p.m.

WASHINGTON.- El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, tendrá que moderar su temperamento cuando afronte la realidad de su nuevo puesto el 20 de enero, dijo el lunes el mandatario Barack Obama.

En una rueda de prensa en la Casa Blanca, Obama sostuvo que Trump no puede ser tan directo como se mostró durante la campaña que lo llevó a vencer a la candidata demócrata Hillary Clinton en las elecciones de la semana pasada.

Obama, quien durante sus conceptos sobre Trump eligió cuidadosamente las palabras, dio lo que pareció ser un consejo desapasionado a su sucesor, sin mostrar el rencor partidista que dominó la campaña electoral.

"Esta oficina tiene algo que hace que uno se despierte", sostuvo Obama. "Esos aspectos de sus posiciones y predisposiciones que no se condicen con la realidad, van a ser sacudidos con rapidez porque la realidad tiene una forma de afirmarse a sí misma".

Ambos se reunieron la semana pasada en el Salón Oval para comenzar el proceso de traspaso de poder. Obama dijo el lunes que cree que Trump será pragmático y que no manejará los problemas del país desde una perspectiva ideológica.

"Habrá ciertos elementos de su temperamento que no le serán útiles, salvo que los reconozca y los corrija", señaló. "Cuando uno es candidato y dice algo que no es correcto tiene menos impacto que cuando uno es presidente de Estados Unidos. Todo el mundo le presta atención, los mercados se mueven".

Pero Obama, quien durante la campaña criticó al magnate inmobiliario por su temperamento, dijo que es importante que Trump envíe señales de unidad tras la áspera campaña.

"Me sentí alentado por sus palabras la noche de la elección sobre la necesidad de unidad, su interés en ser el presidente de todos", sostuvo Obama. "En una elección como esta, tan disputada y con tanta división, los gestos son importantes".