AP
6 de agosto de 2015 / 09:50 p.m.

Washington. — En un tono combativo desde el principio, el magnate Donald Trump captó los reflectores el jueves en el primer debate por la candidatura republicana a la presidencia, al declarar que no se comprometería a respaldar al nominado y no descartaría postularse como candidato de un tercer partido.

"No haré una promesa en este momento", afirmó. Y también se negó a disculparse por haber hecho comentarios insultantes sobre las mujeres, al decir: "El gran problema de este país es ser políticamente correcto".

Rand Paul, senador por Kentucky, desafió de inmediato a Trump en su negativa a respaldar al nominado del partido.

"Ya está cubriendo sus apuestas porque está acostumbrado a comprar a políticos", afirmó Paul.

El estilo directo de Trump es consistente con el enfoque que ha adoptado para su campaña desde que se postuló, al exhortar a electores frustrados con los políticos de carrera y dejar perplejos a sus rivales. Llegó a este primer debate al frente de las encuestas dentro de un grupo lleno de gobernadores y senadores.

La mayoría de los candidatos en el escenario evitaron discutir directamente con Trump en los primeros momentos del debate.

Aunque 17 republicanos buscan la nominación del partido, el anfitrión Fox News sólo invitó a 10 al evento principal con base en su ubicación en las encuestas recientes.