REUTERS
27 de febrero de 2016 / 08:03 p.m.

Washington.- El republicano Donald Trump redobló sus críticas contra su rival Marco Rubio el sábado, luego de obtener un impulso con el apoyo a su campaña del gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, cuando faltan apenas días para el "Súper Martes" de primarias electorales por la presidencia estadounidense.

Tras realizar mítines en Arkansas y Georgia, el magnate multimillonario y el senador de Florida continuaron intercambiando los insultos personales que empezaron en el debate republicano del jueves, en un enfrentamiento que podría seguir adelante por meses.

"La mayoría de los votantes republicanos no quiere que Donald Trump sea nuestro nominado (...) y voy a apoyar a quienquiera que permanezca en la contienda en su contra para asegurarme de que no nominemos a un estafador", dijo Rubio a periodistas en Georgia.

"Cuando los votantes tienen que hacer una elección clara entre dos personas, ahí es cuando Trump comienza a perder, así que mientras antes pase, estaremos mejor como partido", declaró.

El viernes, el gobernador Christie expresó su apoyo a Trump, dejando impávidos a los líderes republicanos que esperaban ansiosos por su respaldo a algún aspirante a la Casa Blanca. El sábado, el magnate estuvo acompañado por su nuevo aliado y criticó de nuevo a Rubio, acusándolo de ser novato.

"He visto a este pelagatos Rubio, un total don nadie, con poca influencia (...) y su más reciente ataque es llamarme estafador", dijo Trump. "Lo último que soy es un estafador", sostuvo.

La reciente disputa de campaña se produce mientras los votantes acuden a las urnas en Carolina del Sur en la primaria presidencial demócrata entre Hillary Clinton y Bernie Sanders, en una contienda que se lleva a cabo una semana después de la primaria republicana en el mismo estado.

Se espera que la ex secretaria de Estado derrote al senador Sanders en Carolina del Sur, ya que se espera que sea favorecida por la gran proporción de votantes negros en ese estado.

Un triunfo rotundo daría a Clinton un impulso de cara al martes, cuando casi una docena de estados estadounidenses votarán en primarias republicanas y demócratas para definir las nominaciones de ambos partidos.