REUTERS 
5 de junio de 2017 / 03:45 p.m.

WASHINGTON.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no invocará un privilegio ejecutivo para impedir que el ex director del FBI James Comey aparezca esta semana para testificar ante el Congreso, dijo el lunes la Casa Blanca.

"El presidente Trump no utilizará su privilegio ejecutivo sobre el testimonio de James Comey", dijo a periodistas la portavoz de la Casa Blanca Sarah Sanders.

Comey lideraba una investigación del FBI sobre la supuesta intervención de Rusia en la elección presidencial estadounidense del año pasado y una posible colusión con la campaña de Trump cuando el presidente decidió despedirlo el mes pasado.

Los presidentes pueden invocar un privilegio ejecutivo para impedir que empleados gubernamentales compartan información.

Si Trump hubiera invocado ese privilegio sobre Comey, quien testificará ante la Comisión de Inteligencia del Senado, se habría generado la percepción de que su Gobierno quiere ocultar información sobre la investigación del FBI.

ilp