NOTIMEX
27 de septiembre de 2016 / 08:33 p.m.

WASHINGTON.- El candidato republicano Donald Trump emergió de su derrota en su primer debate con la demócrata Hillary Clinton quejándose de que el micrófono no funcionaba, que recibió un golpe bajo sobre Alicia Machado, y prometió “pegarle más duro” en el segundo debate.

En una entrevista a la cadena conservadora de televisión Fox News, el candidato presidencial republicano dijo que se contuvo en sus ataques a Clinton porque se encontraba en la sala Chelsea Clinton, una de las mejores amigas de su hija Ivanka Trump.

“Puede que decida pegarle más duro en ciertas maneras, me calmé porque no quería herir los sentimientos de nadie”, dijo al programa Fox & Friends. Antes se había quejado que su micrófono tenía más bajo el nivel de audio y del tono de las preguntas del moderado Lester Holt.

David Axelrod, exasesor electoral del actual presidente Barack Obama, señaló que cuando los candidatos empiezan a culpar a los medios informativos de sus problemas es que sus campañas no van bien.

Trump sugirió en la entrevista que se contuvo de hablar de las relaciones extramaritales del expresidente William Clinton, aunque analistas consideran que es un arma de doble filo, porque Trump tuvo sus problemas de infidelidad con la actriz Marla Maples cuando estaba casado con Ivana Trump.

Aunque Trump se declaró satisfecho con su desempeño, encuestas, expertos e incluso muchos de sus propios seguidores republicanos coincidieron que Clinton ganó el primer debate.

Sobre la controversia en torno a la ex Miss Universo Alicia Machado, Trump insistió que la venezolana padecía obesidad y la acusó de ser la “peor” concursante en la historia del certamen, “la peor que tuvimos, la peor, absolutamente la peor, era imposible”, dijo.

En respuesta, Machado calificó a Trumo como “corriente y vulgar” y lo acusó de no pagarle el 10 por ciento de comisiones por sus apariciones como Miss Universo. “Quizás mi historia pueda cambiar algunos votos y yo voy a seguir con la señora Clinton hasta el final”, señaló.

Durante un viaje en Carolina del Norte, Clinton desestimó las amenazas de Trump señalando que el millonario puede conducir su campaña a su manera pero que ella continuará hablando de sus planes para el pueblo estadunidense.

“El punto central tiene que ver con temperamento y capacidad y calificaciones para retener el puesto más importante, el más duro en el mundo, y creo que la gente vio las claras diferencias entre nosotros”, dijo Clinton.

Un total de 81.4 millones de personas siguieron el debate presidencial celebrado en la Universidad Hofstra de Nueva York, en una docenas de cadenas televisivas, de acuerdo con datos preliminares de la empresa Nielsen.

Se trató del foro político más visto desde la realización de debates presidenciales hace seis décadas en Estados Unidos.

El segundo debate presidencial tendrá lugar el 9 de octubre en St. Louis, Misuri y el tercero el 19 de octubre en Las Vegas, Nevada.