NOTIMEX
9 de septiembre de 2016 / 09:13 p.m.

ESTADOS UNIDOS.- El candidato presidencial republicano Donald Trump amenazó hoy de nuevo con abandonar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), si no es renegociado a su gusto.

En un discurso pronunciado en la Cumbre de Votantes de Valores en Washington, el millonario estadunidense reiteró su acusación de que México y otros países están llevándose los empleos de este país.

“Voy a renegociar el TLCAN y si no quieren hacerlo de una manera que se convierta en una calle de dos sentidos y no una calle de un solo sentido para nuestras empresas y empleos, vamos a terminar con el TLCAN, créanme”, subrayó el magnate inmobiliario.

Asimismo, Trump manifestó que, de llegar a la Casa Blanca, confrontará a China para pelear por los empleos estadunidenses.
“Será Estados Unidos primero y el trabajador estadunidense primero”, puntualizó Trump, quien el mes pasado había señalado que el TLCAN era el peor acuerdo de la historia desde una perspectiva de desarrollo económico, por lo que debía ser renegociado.

En otras apariciones, Trump ya había amenazado con abandonar el TLCAN en caso de que una eventual renegociación no resulte satisfactoria para Estados Unidos, aunque no hizo comentarios al respecto durante su reciente viaje a México.

En julio pasado, la canciller mexicana Claudia Ruiz Massieu indicó que México está dispuesto a modernizar y actualizar el TLCAN, que entró en vigor el 1 de enero de 2004, si así lo plantean sus otros dos socios comerciales: Estados Unidos y Canadá.

Al igual que Trump, la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton se ha pronunciado a favor de renegociar los convenios comerciales de Estados Unidos.

En ese sentido, la abanderada demócrata calificó como insatisfactoria la negociación final del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), a pesar de que lo apoyó siendo secretaria de Estado.

El tema del libre comercio ha sido asociado por ambos candidatos presidenciales con la percepción de inseguridad laboral entre trabajadores blancos del medio oeste, por lo que es visto como un asunto central para cortejar votos en estados como Ohio y Pensilvania.