AP
10 de septiembre de 2015 / 09:32 p.m.

Washington — Republicanos y demócratas por igual criticaron el jueves al aspirante presidencial republicano Donald Trump luego que éste insultase la apariencia física de Carly Fiorina, la única mujer precandidata de su partido.

"Mira esa cara. ¿Alguien votaría por eso? ¿Se imaginan eso, la cara de nuestro próximo presidente?", dijo Trump durante una entrevista con un reportero de la revista Rolling Stone mientras veía a Fiorina en la televisión.

"Quiero decir, es una mujer, y se supone que no digo cosas malas pero, de verdad, ¿estamos hablando en serio?", continuó Trump entre risas, según la revista, que incluye la entrevista con el magnate en su última edición, publicada este miércoles.

Es una nueva prueba para la candidatura del multimillonario Trump, cuya posición en los sondeos de opinión ha subido pese a una serie de comentarios que normalmente hubieran hundido a un político tradicional.

El gobernador republicano de Louisiana, Bobby Jindal, dijo que Trump es un "lunático", mientras que la demócrata Hillary Rodham Clinton dijo que Trump "parece disfrutar al insultar a mujeres cada vez que puede".

El exgobernador de Florida Jeb Bush calificó las recientes declaraciones de Trump como ridículas e inapropiadas. Y Fiorina, el blanco del último insulto de Trump, dijo ella estaba enervándolo.

No es la primera vez que Trump se burla de una mujer, ya que el mes pasado lanzó comentarios ofensivos hacia Megyn Kelly, presentadora de la cadena Fox quien moderó el primer debate televisado entre los aspirantes republicanos a la Casa Blanca. Además, Trump ha llegado a usar los calificativos "guarras y cerdas" para referirse a las mujeres.

De cierta forma, el jueves no fue diferente de otros días en una imprevisible campaña presidencial para el 2016, una contienda confusa en la que Trump ha emergido como una figura dominante y polarizadora. Pero el día marcó además una escalada en las críticas por detractores de Trump en ambos partidos, que parecen multiplicarse.