AP
2 de marzo de 2016 / 06:25 a.m.

Estados Unidos.-  El republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton arrasaron con el sur durante el Supermartes. Los líderes en las preferencias de sus respectivos partidos obtuvieron victorias en estados de muchos delegados como Georgia, Tennessee y Virginia. Clinton también ganó en Texas, el gran premio de la noche.

Por el lado republicano, Ted Cruz ganó en su estado natal, Texas, así como en el vecino Oklahoma. El demócrata Bernie Sanders también salió victorioso en su estado local, Vermont, y consiguió la victoria en Oklahoma.

Sin embargo, la noche perteneció a Trump y Clinton, quienes convirtieron el día más ajetreado de las primarias de 2016 en una vitrina para desplegar su fuerza y preferencia entre el electorado.
"Vaya Supermartes", exclamó Clinton durante su discurso de victoria.

Conforme se acumulaban los triunfos de Trump, el empresario mandó mensajes de "gracias" a través de Twitter a los estados que iba sumando a su causa. El multimillonario programó una conferencia de prensa nocturna en su lujoso hotel Mar-a-Lago en Florida.

Cruz necesitaba desesperadamente la victoria en Texas para mantenerse en contienda y posiblemente mantenga su campaña como el único republicano que ha sido capaz de derrotar a Trump en las primarias.

Para el senador de Florida, Marco Rubio, la noche se convertía en decepción. Aunque varios funcionarios republicanos le expresaron su respaldo en los últimos días, se mantiene en busca de su primer triunfo.

Sin embargo, Rubio, quien ha lanzado una agresiva campaña para detener a Trump, prometió mantener sus esfuerzos por "desenmascarar la verdadera identidad del líder de esta contienda".

Las pocas probabilidades del senador de aspirar a la Casa Blanca ahora dependen de su estado natal, que va a las urnas el 15 de marzo. Pero se espera que enfrente nuevos llamados de Trump y otros candidatos de dejar la campaña antes de esa jornada.

"Debe retirarse", dijo Trump a Fox News durante la jornada. "No ha ganado nada".

El Supermartes es el día más ajetreado de las primarias 2016, con la mayor cantidad de delegados disponibles en una sola jornada. Los demócratas votaron en 11 estados y en Samoa Americana, con 865 delegados en juego. Los republicanos votaron en 11 estados, y 595 delegados.

Clinton también ganó en Alabama y Arkansas, mientras que Trump se quedó con los comicios en Alabama y Massachusetts.

Clinton recuperó el camino luego de un sorpresivo desafío por parte de Sanders. El senador de Vermont obtuvo un triunfo cómodo en su estado natal y dijo a la multitud durante su discurso de victoria que estaba "muy orgulloso de inculcar los valores de Vermont en todo el país".