REUTERS
1 de marzo de 2016 / 04:10 p.m.

Washington.- El empresario Donald Trump podría fortalecer su liderazgo en la carrera por ser el candidato republicano en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, cuando 11 estados voten el martes en primarias, un triunfo que probablemente preocuparía a los líderes del partido opositor.

Entre los demócratas, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton despejaría su camino a una nominación si logra victorias amplias ante Bernie Sanders, considerado de tendencia socialista, en el llamado "súper martes".

Sondeos muestran que Trump ganaría en casi todos los estados donde habrá primarias o asambleas electorales el martes, la mayoría de ellos en el sur de Estados Unidos. La única excepción parecía ser Texas, donde el senador Ted Cruz, que representa al estado, tiene una estrecha ventaja y necesita una victoria.

El "súper martes" es el día más importante de las primarias para elegir los candidatos que competirán el 8 de noviembre para suceder al presidente Barack Obama.

Trump, un magnate inmobiliario y ex estrella de televisión, ha desafiado todas las expectativas con promesas de campaña como construir un muro a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos con México y deportar a 11 millones de inmigrantes ilegales.

Con una serie de victorias el martes, Trump quedaría muy cerca de ser el candidato republicano y acabaría con las posibilidades de Cruz y del senador por Florida, Marco Rubio. Con escasas opciones también compiten por el gobernador de Ohio John Kasich y el neurocirujano retirado Ben Carson.

La idea de una victoria de Trump ha alarmado a los líderes del Partido Republicano, muchos de los cuales no comparten las posiciones políticas del empresario y sienten que Clinton lo derrotaría fácilmente en noviembre.

"Si Trump sigue ganando, las decepcionadas élites del partido tendrán que reconciliar con la idea de apoyar al candidato del partido", dijo Time Albrecht, un estratega republicano en Iowa.

Rubio vio aumentar su apoyo entre los votantes republicanos después de una sólida actuación en el debate republicano de la semana pasada, pasando de 14 a 20 por ciento, según un sondeo de Reuters-Ipsos. Sin embargo, Trump sigue dominando con un apoyo del 42 por ciento.

En el Partido Demócrata, las encuestas muestran que Clinton, que ha ganado tres de los primeros cuatro caucus o asambleas electorales, cuenta con una amplia ventaja en seis estados del sur que tienen grandes bloques de votantes negros, los que han mostrado un tibio apoyo a Sanders.

El candidato socialista aspira, por su parte, a lograr victorias en Vermont, Massachusetts, Oklahoma, Minnesota y Colorado.