REUTERS
13 de octubre de 2016 / 06:02 p.m.

LUXEMBURGO.- Alemania, Austria y Suecia dijeron el jueves que los controles fronterizos de emergencia dentro de la zona de libre tránsito de Europa deberían mantenerse luego de que expiren a mediados de noviembre, mientras la UE continúa discutiendo sobre cómo lidiar con el flujo de refugiados e inmigrantes.

La UE suspendió parcialmente el año pasado la zona Schengen -por la que las personas pueden cruzar las fronteras nacionales sin someterse a un control- en medio del caos generado por el ingreso de 1,3 millones de personas que cruzaron el Mediterráneo huyendo de la guerra y la pobreza en Oriente Medio y África.

"Uno tiene que ver la realidad. En Grecia hay 50.000 refugiados (...) y muchos en los Balcanes", dijo el ministro del Interior de Austria, Wolfgang Sobotka, a sus colegas de la UE en una reunión en Luxemburgo.

"Así que casi no me puedo imaginar que el sistema esté funcionando el 15 de noviembre. Creo que probablemente sea necesario tener una extensión o tendremos que pensar en otros pasos", añadió.

El ministro del Interior alemán, Thomas de Maiziere, dijo que se inclinaba por extender los controles de emergencia y diplomáticos franceses comentaron que París no se opondrá.

Alemania, Suecia, Noruega, Dinamarca y Austria implementan los controles y diplomáticos dijeron que no esperaban retomar el sistema de libre tránsito después de que expiraran los controles de emergencia a mediados de noviembre.

Los países de la UE aún discuten quién debería recibir a los refugiados que ya llegaron y cómo compartir la carga de futuros arribos, parte de una reforma altamente sensible del sistema de asilo del bloque.

Polonia, Hungría, Eslovaquia y la República Checa
se han negado a recibir a refugiados, enfureciendo a Italia y a Grecia, donde decenas de miles de personas están varadas en campamentos, además de a Alemania y Suecia, que son el destino final de muchos de los inmigrantes que cruzan el continente tras llegar a las costas del sur de Europa.