REUTERS
20 de abril de 2015 / 05:40 p.m.

Italia.- La Unión Europea propuso el lunes duplicar el tamaño de sus operaciones de búsqueda y rescate en el Mediterráneo, mientras llegaban a tierra los cadáveres de algunas de las 900 personas que podrían haber muerto en el peor naufragio de una embarcación repleta de inmigrantes con destino a Europa.

El lunes estaban en marcha otras tres operaciones de salvamento para socorrer a cientos de inmigrantes en peligro, que viajaban a bordo de frágiles embarcaciones saturadas desde la costa norte de África hacia Europa.

Las masivas muertes impactaron a Europa, donde una decisión de reducir las operaciones navales el año pasado parece haber incrementado los riesgos para los inmigrantes, sin lograr reducir su número.

"La situación en el Mediterráneo es dramática. No puede seguir así", dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien convocó el jueves a una cumbre extraordinaria de líderes de la UE para decidir cómo frenar a los traficantes de vidas humanas, al tiempo que se amplían los planes de rescate.

El primer ministro de Malta, Joseph Muscat, dijo que podrían haber muerto 900 personas el domingo, cuando un bote se hundió frente a las costas de Libia.

Se trata de la mayor cifra de emigrantes muertos en tiempos modernos. Los traficantes están transportando a decenas de miles de ellos en barco por el Mediterráneo.

Los ministros de la UE guardaron un momento de silencio en una reunión para hablar sobre la crisis celebrada en Luxemburgo. El brazo ejecutivo del bloque, la Comisión Europea, presentó un plan de 10 puntos para enfrentar la situación, entre los que se incluye duplicar el tamaño y la financiación de "Tritón", la operación naval de la UE en el Mediterráneo.

Sin embargo, hasta esa medida sería más pequeña y peor financiada que la misión italiana cancelada el año pasado por su costo y la oposición local a unos rescates que podrían animar a que crezca la emigración.