AP
21 de febrero de 2017 / 04:32 p.m.

OHANNESBURGO, Sudáfrica.— Un día después de ser declarada una hambruna en zonas del estado sursudanés de Unity, la UNICEF dio el aviso donde cerca de 1,4 millones de niños corren un "riesgo inminente de muerte", debido a la guerra civil que se vive desde finales de 2013 y la severa inflación ha hecho que muchos no puedan pagar la comida.

La agencia lleva meses alertando de la grave malnutrición en el noreste de Nigeria, especialmente en zonas que han quedado en gran parte inaccesibles por la insurgencia de Boko Haram. Se estima que casi 500 mil niños sufrirán malnutrición grave este año en los estados de Borno, Yobi y Adamawa.

Mientras tanto en París, el presidente de Francia François Hollande y miembros de la UNICEF, pidieron a la comunidad internacional hacer más para proteger a los más de 200 millones de niños soldados, esclavos sexuales menores y refugiados adolescentes huérfanos en zonas de conflicto.

"La situación es más urgente que nunca", dijo el presidente de Francia, François Hollande, en la inauguración de una conferencia en Paris con representantes de 80 países. Describió la situación como "la pesadilla que mató la inocencia de estos chicos".

Los organizadores quieren esfuerzos coordinados para liberar y rehabilitar a miles de niños soldados desde Sudán a Somalia, y a miles de niñas forzadas a casarse con insurgentes desde Nigeria a Afganistán.

"Aquellos que hacen daño a estos niños están haciendo daño a lo más sagrado de la humanidad", agregó Hollande. "Matar y maltratar a los niños es negar la civilización".

La conferencia demandó además procesos más duros para quienes abusen de menores y protección para hospitales y escuelas en zonas de guerra, como en los recientes ataques del gobierno sirio sobre la zona rebelde de Aleppo.

Hollande pidió además a Gran Bretaña que admita a refugiados menores no acompañados que están actualmente en Francia.