24 de marzo de 2013 / 03:47 a.m.

Oaxaca • Luis Carlos Ugalde, ex presidente del Consejo General del Instituto Federal Electoral, urgió una nueva regulación electoral en México que permita cruzar de una democracia peticionaria a una democracia igualitaria, donde se haga valer el respeto al Estado de derecho y se acabe con la impunidad.

Dijo además que es necesario reducir el costo creciente de las campañas políticas para evitar el financiamiento ilegal, las malas cuentas y en consecuencia el germen de la corrupción, “pero lo más importante es que se debe contar con mejores actores del juego, es decir, se necesitan políticos y candidatos que respeten la ley y se hagan responsables de sus actos”.

En la presentación de su último libro, “Por una democracia eficaz: Radiografía de un sistema político estancado”, en presencia de intelectuales locales y universitarios, Ugalde afirmó que a México le urge construir una democracia con legalidad, que acabe con la impunidad y los chantajes.

“Mientras seamos una democracia rehén de grupos clientelistas, de dirigentes magisteriales, de secciones del magisterio como la 22 de Oaxaca que se rehúsan a ser parte de la aplicación de la ley, México seguirá capturado por grupos de interés político y ese es el gran reto: pasar de una democracia peticionaria y clientelista a una democracia igualitaria ante la ley donde todos son iguales.

“Todos deben empezar a pagar por sus delitos, desde un empresario que defrauda, un gobernador que roba o un grupo de maestros que toma las vías públicas de vialidad, todos deber ser llamados a cuentas y deben empezar a asumir consecuencias legales. No se vale que bajo el amparo de la justicia social alguien infrinja y violente el Estado de derecho o un empresario al amparo de su influyentismo pueda evadir la sanción”.

Ugalde consideró que México cuenta con una regulación electoral mal concebida, que no ataca los temas de fondo por una parte, y por otra, actores políticos, algunos candidatos que no acatan la legalidad que sus partidos aprueban.

Dijo que el IFE solo administra una ley, “que, reitero, tiene deficiencias estructurales, pero lo más graves es que tenemos en este país a unos políticos que no son responsables de sus actos.

Así que pensar que el IFE es el problema es un enfoque equivocado, el IFE ha sido solo parte de la solución”, afirmó.

En su perspectiva, el tema central de la democracia electoral mexicana es el costo creciente de las campañas, ya que el costo elevado de las campañas hace que ingresen a las mismas financiamiento ilegal, y lo más grave, que no se reporte lo que se gasta, además de que vivimos en una sociedad contaminada con el germen de la corrupción.

Regresó el PRI, por decisión de los votantes

Luis Carlos Ugalde dejó claro que el PRI no regresó a Los Pinos y al poder en México, porque haya fallado el sistema democrático electoral del país o se haya cometido un fraude.

Arribó porque la mayoría de la población pensó que podría ser un partido más eficaz para gobernar y, segundo, porque el PAN como partido en el poder en 12 años solo se dedicó a administrar el “statu quo”.

“Creo que opinar respecto a que fallaron las instituciones o juzgar a la democracia por el regreso del PRI a Los Pinos, es parte de una postura manipulada y maniquea”, dijo, y planteó que la democracia se debe juzgar por su capacidad para demostrar y por los resultados que da a la población.

Indicó que si la izquierda no ha llegado a gobernar el país es por que le ha faltado capacidad para competir, pero auguró que en un futuro lo logrará.

“Me parecería que esto fuera saludable en los próximos años. En 2006 estuvo a punto de ocurrir, pero no fue así, seguramente será en la próxima elección presidencial, pero ello dependerá de la decisión de la gente y del electorado”, expuso.

Con respecto al Pacto por México, el ex consejero presidente del IFE afirmó que representa un buen inicio en esta nueva narrativa que viven los mexicanos, para construir un régimen más próspero para los próximos 30 años.

ÓSCAR RODRÍGUEZ