27 de junio de 2014 / 02:26 p.m.

Ciudad del Vaticano.- Un tribunal de la iglesia católica condenó al exnuncio del Vaticano en República Dominicana por pederastia y lo apartó del sacerdocio, la primera sentencia dictada por la Santa Sede contra un representante papal de tan alta jerarquía.

El Vaticano anunció el viernes que en un proceso canónico que se concluyó en estos días, la Congregación para la Doctrina de la Fe halló culpable al arzobispo Jozef Wesolowski y lo condenó a la pena más severa contra un clérigo en virtud del derecho canónico: "dimisión del estado clerical", lo que significa que ya no podrá realizar funciones sacerdotales ni presentarse como sacerdote.

Wesolowski tiene dos meses para apelar.

Como diplomático papal y ciudadano del Estado Vaticano, también enfrenta cargos penales por parte del tribunal de Ciudad del Vaticano, lo que puede significar una pena de prisión.

El Vaticano dijo que tomaría medidas adecuadas para asegurarse de que Wesolowski no huya a la espera del resultado de dicha investigación. "Será sometido a limitaciones de la libertad personal para que no se sustraiga a ulteriores procesos penales", dijo el portavoz Federico Lombardi.

La Santa Sede destituyó a Wesolowski —nacido en Polonia— el 21 de agosto de 2013 después de que el arzobispo de Santo Domingo informó al papa Francisco sobre las versiones de que el prelado había abusado sexualmente de menores de edad de escasos recursos económicos en República Dominicana.

Las autoridades dominicanas abrieron posteriormente una investigación, pero no lo han acusado formalmente. Polonia también abrió una investigación contra Wesolowski y un amigo y compañero sacerdote polaco.

Wesolowski es hasta ahora el máximo funcionario del Vaticano en ser investigado por presunto abuso sexual y su caso había suscitado dudas sobre si el Vaticano, al haberlo sacado de República Dominicana, trató de protegerlo. El Vaticano inició sus propias investigaciones antes de que las autoridades de la nación caribeña.

El caso fue citado por dos comités de la ONU que fustigaron al Vaticano a principios de este año por su historial de abusos sexuales, pero los funcionarios del Vaticano aseguraron a los miembros de esos comités que se haría justicia mediante el sistema penal vaticano.

El Vaticano nunca ha dicho cómo respondió Wesolowski a las acusaciones y no ha proporcionado información de contacto de su abogado.

El caso ha sido particularmente delicado porque Wesolowski fue ordenado tanto sacerdote y obispo por su compatriota polaco y ex papa, Juan Pablo II.

Lombardi explicó que Wesolowski, hasta ahora, "ha gozado de una relativa libertad de movimiento a la espera de que la Congregación para la Doctrina de la Fe procediera a verificar las acusaciones hechas en contra de él".

Ahora "teniendo en cuenta la sentencia, serán adoptados respecto del exnuncio todas las medidas acordes con la gravedad del caso", agregó.

FOTO: Reuters

AP