AP
3 de octubre de 2015 / 05:57 p.m.

Ciudad del Vaticano.- El Vaticano expulsó el sábado a un Monseñor que hizo pública su homosexualidad en víspera de una gran reunión mundial de obispos, convocada para analizar el acercamiento de la iglesia a los homosexuales, divorciados y familias católicas más tradicionales.

El Vaticano adoptó la medida después de que Krzysztof Charamsa, un funcionario de nivel medio en la oficina de doctrina vaticana, dijera en entrevistas publicadas en Italia y Polonia que estaba contento y orgulloso de ser un sacerdote gay y que estaba enamorado de un hombre al que identificó como su novio.

"La decisión de hacer esa incisiva declaración en víspera de la apertura del sínodo parece muy grave e irresponsable, ya que tiene como objetivo someter a la asamblea sinodal a una presión indebida de los medios de comunicación", dijo en una declaración el portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi.

Como resultado, Charamsa ya no podrá trabajar en el Vaticano ni en sus universidades pontificias, agregó Lombardi. A pesar de su despido, Charamsa mantiene su rango de sacerdote, aunque Lombardi dejó entrever que sus superiores podrían tomar medidas adicionales.

Charamsa, de 43 años, había planeado ofrecer una conferencia de prensa afuera de la Congregación para la Doctrina de la Fe en el Vaticano, pero la trasladó al centro de Roma ante la medida adoptada en su contra.

Charamsa dijo a la prensa que el momento de su anuncio era ajeno a la reunión de obispos sobre la familia, aunque expresó confianza en que pueda aportar "una voz cristiana" al sínodo que tiene previsto examina cómo la iglesia puede atender mejor a los creyentes homosexuales.

"Hice pública mi homosexualidad. Es una decisión personal difícil y dura en el mundo homofóbico de la Iglesia Católica", declaró Charamsa, quien solicitó a la gente que tenga este punto en la mente.

Señaló que escribió un libro que está en italiano y polaco en el que "expone" su experiencia "frente a todos los que quieren confrontarme".

Charamsa dijo al diario polaco Gazeta Wyborcza que lo motivó a hacer pública su orientación sexual la correspondencia con contenido de odio que recibió después de que criticara públicamente en el semanario católico Tygodnik Powszechny a un sacerdote polaco de derecha que es rotundamente antigay.

"Debo decir quién soy. Soy un sacerdote homosexual. Soy un sacerdote feliz y orgulloso", declaró Charamsa a Gazeta Wyborcza.