6 de enero de 2013 / 07:57 p.m.

Ciudad de México  El coordinador de los diputados federales del PRD, Silvano Aureoles, se manifestó por incluir dentro del Pacto por México algunas iniciativas de las fracciones parlamentarias, pues de lo contrario terminará por convertirse en una “camisa de fuerza” para el Congreso de la Unión.

“El nuevo escenario político en el país debe permitir abrir el abanico de discusión de otras reformas, pues de lo contrario el Congreso de la Unión entraría en una camisa de fuerza, donde en tres años transitará en la discusión de iniciativas preferentes y reformas que provengan sólo del Pacto por México”, puntualizó.

En un comunicado de prensa, Aureoles subrayó el interés de su partido por temas como la reforma política del Distrito Federal, la autonomía del Ministerio Público, la autonomía de Pemex y los cambios a la Ley de Coordinación Fiscal para garantizar recursos adicionales a los municipios más pobres del país.

Reconoció que si bien la reforma educativa derivada del Pacto por México era una añeja bandera de la izquierda, resulta igualmente impostergable que se tenga la misma apertura para discutir las iniciativas planteadas por los grupos parlamentarios en el Congreso de la Unión.

El legislador michoacano remarcó que actualmente existe un Poder Legislativo crítico y plural, donde por sí solo ningún partido político tiene mayoría, lo cual obliga al gobierno federal y al Poder Ejecutivo a estar a la altura de las circunstancias, sin intentar imponer, sino construir, sumar y abrir.

Según dijo, para el PRD en la Cámara de Diputados es impostergable iniciar la discusión de los cambios a la Ley de Coordinación Fiscal para dotar a los municipios más pobres del país los suficientes recursos para subsistir y atender las demandas de sus habitantes.

“Basta ya de culpar a los gobiernos municipales de todo. Es urgente que los gobiernos estatales, el federal y el Congreso fortalezcamos la capacidad de los municipios, en el entendido que es la primera instancia de gobierno a la que acuden los ciudadanos”, arengó.

Sostuvo que prácticamente 95 por ciento de los municipios está en quiebra y remarcó que “no es maltratándolos como se va a resolver el problema de la situación económica por la que atraviesan”.

Entre los aspectos prioritarios de la agenda legislativa perredista citó asimismo los de la soberanía alimentaria y el desarrollo con sustentabilidad; las reformas para establecer un régimen de autonomía en Pemex y la CFE, así como regular el Fondo para la Estabilización de los Recursos Petroleros para evitar la discrecionalidad en su uso y asegurar su impacto en la inversión productiva y la constitución de una reserva permanente.

En materia de seguridad, dijo, el PRD impulsará la autonomía y profesionalización del Ministerio Público, para que su nombramiento sea por el Congreso de la Unión y no por el Ejecutivo Federal.

Los legisladores perredistas impulsarán, además, la reforma constitucional para dotar al Distrito Federal de plena soberanía y que se le reconozca el status de autonomía y el principio de capitalidad para aprobar su propia Constitución y convertirse en un Estado Capital.

— FERNANDO DAMIÁN