15 de noviembre de 2014 / 08:11 p.m.

Caracas.- Autoridades de Venezuela sostienen que con las constantes incautaciones de drogas a los narcotraficantes, el consumo estas sustancias disminuyó, sin embargo expertos en el tema señalan lo contrario.

En entrevista, el abogado criminalista Pedro Espinoza, consideró que "ello no significa tampoco que las acciones para frenar este delito sean ahora más eficaces, sino que el volumen de droga que entra al país es mucho mayor".

Espinoza, ex directivo del extinto Consejo Nacional Contra el Uso Indebido de las Drogas (Conacuid), descartó que los operativos para el decomiso de estos productos ilícitos sean en realidad efectivos para frenar el alto consumo de drogas en Venezuela.

"El 30 por ciento de la cocaína y mariguana que sale de Venezuela, primero llega al país desde Colombia, Bolivia, Perú y Ecuador, y representa el 62 por ciento de la que se consume en el mundo", según el experto.

El profesor Hernán Matute, profesor de la pública Universidad Central de Venezuela (UCV), y coordinador de la Cátedra Libre Antidrogas (CLA), resaltó por su parte que del total de la droga que ingresa al país, un 10 por ciento es usado para el mercado interno.

"Hemos determinado que los jóvenes entre los 11 y los 25 años están consumiendo drogas, sobre todo cocaína y mariguana. Nosotros hicimos un estudio, y de cada 100 muchachos 96 ya la habían probado a los 11 años", afirmó el docente universitario.

Matute negó, sin embargo desconfiar en las cifras oficiales, pero recaló que considera más efectiva la prevención.

El presupuesto otorgado por el Estado para los programas de prevención en el consumo de drogas "es el más bajo, solo se aporta 10 por ciento para estas labores", dijo.

Señaló que se carece de un plan de prevención en el que participen distintos sectores de la sociedad dedicados a esta labor preventiva, "por el contrario, el gobierno ha sesgado el tema al mantener un discurso politizado".

Matute también hizo mención del paradero de la droga cuando es incautada, al denunciar que "no se sabe a ciencia cierta qué ocurre luego del decomiso".

"En teoría se destruye, se levanta un expediente y luego debería incinerarse, pero hay denuncias de que esta droga se recicla, se disfraza y va a parar nuevamente a la calle para el microtráfico", aseveró.

El académico recomendó que para evitar estas irregularidades es necesario que el Estado venezolano acate rigurosamente los protocolos internacionales para el resguardo de este material ilegal antes de ser incinerado.

"Porque se decomisa, pero no se suministra mayor información", insistió.

Matute recordó que el ex ministro de Justicia y Paz, Miguel Rodríguez, nunca informó cómo entra la droga al país y cuál es su procedencia, "si es de las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC), de grupos paramilitares o de mafias internacionales".

Aseguró el hecho de que en la actualidad fuera de las fronteras venezolanas hay mayores controles antidrogas, por eso estima que en el país se está quedando una cantidad importante que alimenta al microtráfico (distribuidores en pequeña escala).

Cuestionó el escaso control que existe en la gran franja costera y de selva para evitar el ingreso de la droga al país, ya que "nada más para el resguardo de toda la extensa zona selvática venezolana se cuenta con solo tres teatros de operaciones castrenses".

FOTO: Especial

NOTIMEX