1 de febrero de 2015 / 12:46 a.m.

Julio Furch había avisado en tres ocasiones que estaba decidido a ser el hombre clave del Veracruz. El ex Belgrano cumplió. Con un exacto testarazo cuando el reloj expiraba, el dorsal 11 clavó el tanto que puso en capilla a Carlos Barra en el Monterrey.Rayados no recobró el rumbo. Por el contrario, naufragó en un mar plagado de tiburones hambrientos y terminó por ahogarse cuando estaba a instantes de alcanzar la orilla. Hay alarma.El Tiburón dejó en claro que su arranque de torneo no es casualidad. Lejos de plantarse en su campo, los de Carlos Reinoso acosaron el marco rayado a placer. La Pandilla vivió un auténtico tormento en su propio terreno, haciendo más notable la actuación de Jonathan Orozco, quien aplacó el grito de gol del cuadro escualo.Sin embargo, los del Cerro de la Silla encontraron un autentico oasis en el infierno que le hacía vivir el rival. Pablo Barrera intentó enviar un centro que rebotó en la mano un zaguero de manera accidental. El silbante decretó la pena máxima, misma que fue facturada por Dorlan Pabón, esto sobre el minuto 35.Veracruz, sin embargo, no se derrumbó y, para el complemento, mantuvo su idea ofensiva. Sobre el final del partido, el ‘Keko’ Villalba erró un penal, haciendo más dramático el encuentro. Rayados parecía que lograba el objetivo de tumbar al ‘Tibu’.

Sin embargo, una última jugada cambió todo. El mismo Villalba envió un centro que Furch remató completamente en solitario, ahogando así al anfitrión. Justicia para el Veracruz.GERARDO SUÁREZ