manuel gonzÁlez
20 de febrero de 2017 / 06:12 a.m.

ESPECIAL.- A Donald Trump se le puede acusar de muchos asuntos, pero no de dejar las cosas para después. Tras un primer mes en que el mandatario norteamericano se ha comportado como un torbellino firmando decretos presidenciales, reiterando amenazas y transformando el panorama internacional lo que menos se puede tener es calma.

Una declaración o un tuit del inquilino de la Casa Blanca marcan la agenda mundial, así han pasado los primeros 30 días del polémico presidente estadounidense.

EL MURO
Muro
Unos mil 46 kilómetros de la frontera ya tienen una serie de vallas, cercas y muros, de diferentes estructuras y alturas. | FOTO: REUTERS

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quiere construir un muro en la frontera sur con México que sea "impenetrable, físico, alto, poderoso, bello". Lo que fue una promesa electoral, se convirtió en una orden ejecutiva.

El mandatario estadounidense promulgó el 25 de enero un decreto que daba inicio al proyecto de construir un muro fronterizo con México para frenar la inmigración ilegal, una de sus mayores promesas electorales.

El presidente mexicano Enrique Peña Nieto anuló su visita a Washington del 31 de enero en señal de protesta porque el mandatario estadounidense insistía en que México debe pagar las obras.

La frontera entre los dos países se extiende 3 mil 142 kilómetros y cuenta con diferentes tipos de terrenos, desde zonas desérticas hasta el exuberante entorno del Río Bravo, o Grande como es conocido en Estados Unidos.

Unos mil 46 kilómetros de la frontera ya tienen una serie de vallas, cercas y muros, de diferentes estructuras y alturas.

Más allá del deseo de Trump, el cual es compartido por miles de sus seguidores, no hay detalles sobre cómo el gobierno de Estados Unidos ejecutará ese ambicioso proyecto. Y más aún porque para construir ese muro necesitará de la aprobación presupuestaria del Congreso.

DECRETO ANTIINMIGRACIÓN
Entre vetos, muros y decretos, Trump cumple un mes en la Casa Blanca
El decreto prohibía por 90 días la entrada en Estados Unidos a los ciudadanos de siete países con población mayoritariamente musulmana.  | FOTO: AP

Tal como lo prometiera luego de ser electo presidente de Estados Unidos, Donald Trump firmó el 27 de enero sus primeros decretos y documentos legislativos tras jurar al cargo como mandatario del país en el Capitolio. Trump firmó un decreto migratorio para proteger a Estados Unidos de la supuesta entrada de terroristas extranjeros, que vetaba de forma temporal la llegada de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana y refugiados.

El decreto prohibía por 90 días la entrada en Estados Unidos a los ciudadanos de siete países con población mayoritariamente musulmana: Irak, Irán, Libia, Siria, Somalia, Sudán y Yemen.

La medida sembró el caos en los aeropuertos e indignó a la comunidad internacional. Miles de personas salieron a las calles a protestar y las principales compañías estadounidenses, que contratan a un gran número de extranjeros, la rechazaron de forma unilateral.

Asociaciones de defensa de los derechos civiles lograron el 28 de enero que un juez federal de Nueva York impidiera expulsar a personas afectadas por el decreto. Pero el gran golpe llegó el 3 de febrero, cuando un juez federal de Seattle, Washington, bloqueó temporalmente la aplicación del decreto en todo el territorio estadounidense.

TRATADO DE LIBRE COMERCIO DE AMÉRICA DEL NORTE
Entre vetos, muros y decretos, Trump cumple un mes en la Casa Blanca
"Por lo que toca a las preocupaciones de la frontera sur, vamos a arreglar eso, lo vamos a hacer justo, pero de una manera que todos estén felices". FOTO: REUTERS

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó el lunes 13 de febrero que su gobierno trabajará con el de México para que un actualizado Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) sea justo para ambos países, tras insistir en que su actual estado es "injusto".

Durante una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, Trump dijo que "por lo que toca a las preocupaciones de la frontera sur, vamos a arreglar eso, lo vamos a hacer justo, pero de una manera que todos estén felices".

El mandatario insistió que la relación comercial entre Estados Unidos y México al amparo del TLCAN es "injusta" y que los beneficios para su país palidecen frente a los de su vecino del sur.

"En la frontera sur, durante muchos, muchos años, la transacción no fue justa para Estados Unidos, es una transacción extremadamente injusta", dijo.

Anticipó que aunque su gobierno buscará renegociar el acuerdo con Canadá, el objetivo será hacer algunos ajustes que serán benéficos para ambas partes, explicando que "es una situación mucho menos grave que la que se ha producido en la frontera sur".

La segunda semana de febrero dijo que su gobierno buscaría acelerar los plazos para el inicio del proceso para la renegociación del TLCAN, y que si es necesario, favorecerá sustituir el actual por uno nuevo.

Trump dijo entonces no tener una preferencia sobre el resultado de la eventual renegociación del TLCAN.

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 373 mil millones de dólares, de los cuales el 90 por ciento son manufacturas y, de ellas, el 80 por ciento se exporta a Estados Unidos.

TRUMP Y LOS MEDIOS
Entre vetos, muros y decretos, Trump cumple un mes en la Casa Blanca
A cuatro días de cumplir un mes en la Casa Blanca, el presidente Donald Trump encabezó una conferencia de prensa en la que arremetió contra los medios de comunicación. | FOTO: REUTERS

"Estoy en guerra con los medios. (Los periodistas) están entre los seres humanos más deshonestos de la Tierra", dijo Donald Trump en un breve discurso ante la plana mayor de la inteligencia estadounidense, reunida en el cuartel de la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés) en su primera reunión oficial tras haber jurado como presidente el día anterior, viernes 20 de enero.

El ex periodista Stephen K. Bannon, principal asesor comunicacional del mandatario, expresó con toda claridad la visión del nuevo gobierno en una entrevista con The New York Times. "Los medios de comunicación deberían estar avergonzados, sentirse humillados y mantener la boca cerrada. Deberían empezar a escuchar. Quiero que tome esta cita textual: los medios de comunicación son el partido de la oposición".

Que la verdad está hoy más que nunca en tela de juicio en la política estadounidense lo evidenció la discusión por la cantidad de personas que asistió a la toma presidencial. Disgustado con los medios que informaron que la convocatoria fue considerablemente menor a las de Barack Obama, el secretario de Prensa, Sean Spicer, sostuvo que "fue la concurrencia más grande de la historia y punto". Cuando días después le preguntaron a la asesora estelar de Trump, Kellyanne Conway, por qué Spicer había dicho falsedades, ella dijo que eran "hechos alternativos".

A cuatro días de cumplir un mes en la Casa Blanca, el presidente Donald Trump encabezó una conferencia de prensa en la que arremetió contra los medios de comunicación, habló de su relación con Rusia e incluso volvió a atacar a Hillary Clinton: aquí algunas de sus respuestas más polémicas.

El republicano atacó a los medios de comunicación, preguntó cómo el Washington Post y el New York Times podían escribir el tipo de historias que publican sin antes hablar de manera directa con él.

"Las filtraciones son reales, pero la noticia es falsa".

Trump aseguró que las fugas de información eran ciertas, pero que las noticias que se elaboraban alrededor de las mismas estaban equivocadas.